Blog

Un Aeropuerto para la Academia

Por: Ricardo Mejia Cano.

En un reciente debate sobre la educación en Colombia, la gran conclusión de los panelistas fue: debemos formar a los jóvenes para la vida y no para el trabajo.

Sin duda debemos formar una juventud íntegra e integral, que entienda los valores del ser, la importancia de la tolerancia y los grandes desafíos de la humanidad. Si la juventud entiende mejor las razones de nuestra existencia y la grandeza del ser, ganará en autoestima y si entiende nuestra insignificancia, en el entorno del cosmos, ganará en humildad.

Pero algunos académicos olvidan que las “entendederas” no funcionan bien con hambre. Difícilmente tendrá el individuo capacidad de análisis, de raciocinio, de asimilar los valores del ser, si está sin trabajo.

En el programa Hora 20 de Caracol Radio, del pasado viernes 2 de mayo, Juan Carlos Henao, Rector del Externado de Colombia, Ignacio Mantilla, Rector de la Universidad Nacional, José Fernando Isaza, ex Rector de la Universidad Tadeo Lozano y la periodista Salud Hernández, hicieron un debate sobre la educación en Colombia.

Hicieron tanto énfasis en lo desacertado de los Rankin Universitarios, que uno saca la conclusión que no hay problema con nuestra formación universitaria, lo malo son las mediciones. Una deserción universitaria del 45% no les produce ningún escozor.

Para José Fernando Isaza los empresarios no quieren promover el pensamiento crítico ni ven necesidad de promover un segundo idioma; concluye que por eso los empresarios están pidiendo mayor formación técnica. El moderador abrió el debate exponiendo que 1 de cada 3 empresas no encuentra los trabajadores con las habilidades requeridas por la industria, pero esto poco inquietó a los académicos.

Desconcierta que profesionales de tanta trayectoria ataquen con toda su artillería la formación técnica, que no sólo ayuda al individuo a entender muchas de las leyes del universo, sino que le da competencias y destrezas para conseguir trabajo. Ignacio Mantilla no entiende porque se insiste en formar a los jóvenes del campo en ingeniería agrícola y profesiones afines, si podrían estudiar filosofía u otra carrera humanística.

El desempleo juvenil en Colombia supera el 18%, una tragedia que nos debía desvelar a todos. Sólo con educación pertinente, preparando a los jóvenes para las necesidades del país, podremos disminuir el nivel de desempleo y violencia que tanto nos agobia. Desconcierta la posición cómoda y distante de la realidad de estos académicos, quienes sostienen que educar para el trabajo es una tontería, pues el mundo necesita pensadores, humanistas, filósofos, etc. Olvidan que esto solo se logra con una sociedad equilibrada, sin los niveles de desempleo juvenil de Colombia.

Alemania es el país que más filósofos y pensadores ha dado a la humanidad, sin embargo tiene una cultura centenaria de educar para el trabajo: la mayoría de los jóvenes se preparan en los miles de oficios que la economía alemana demanda y lo hacen trabajando y estudiando simultáneamente. El desempleo juvenil de Alemania es de los más bajos de mundo.

Preocupante que académicos en posiciones tan importantes de liderazgo confundan el Norte que debe tomar nuestra sociedad, y se empeñen en desconocer la tragedia de una juventud que no encuentra trabajo, principalmente porque en su formación no se les enseña ninguna habilidad ni oficio.

Lo positivo: se prendió el debate. Pero está claro que para lograr los grandes cambios que necesita nuestro sistema educativo, tendremos que “aterrizar” a muchos académicos en la realidad del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co