Blog

Arequipe Colanta

Por: Ricardo Mejia Cano

Si es consumidor de arequipe Colanta, aprovisiónese. Se pronostican aumentos en los consumos. Los más de 12.000 asociados de la Cooperativa quieren endulzar recientes sinsabores degustando el afamado arequipe.

Conocí al Dr. Jenaro en los 80s. En Colcafe habíamos comprado una planta piloto para deshidratar alimentos y disfrutábamos experimentando con el secado de tomate, blanqueadores de café (Así nació Coffee Crem), leches, etc. Colanta aun no deshidrataba leche y nos llamaron con el fin de conocer más sobre el proceso. Desde entonces no he vuelto a tener contacto con Colanta ni con el Dr. Jenaro, pero siempre he seguido con atención su desarrollo, que con su indiscutible liderazgo, pasó de ser una pequeña Cooperativa, a convertirse en la primera procesadora de leche a nivel nacional.

El empeño por trabajar en el mejoramiento social del país, y su participación en el sector público, muestra también la responsabilidad social del Dr. Jenaro. El divorcio entre sector privado y público se debe eliminar, y es obligación de la clase empresarial participar activamente en veedurías contra la corrupción, juntas de empresas del estado, hacer seguimiento a la calidad y pertinencia de la educación, etc. Sin embargo, permitir la dedicación de una parte importante del tiempo de un presidente ejecutivo al desempeño de cargos de representación popular, es una decisión que la Junta Directiva debe analizar en detalle. ¿La menor dedicación a la empresa por parte del presidente ejecutivo, afecta sus resultados? ¿Puede un presidente ejecutivo dedicar parte importante de su tiempo a otras labores, en el competitivo mundo empresarial de hoy, lleno de oportunidades y amenazas internas y externas? ¿Si la empresa necesita de un “lobby”, existen alternativas diferentes a que el presidente se desempeñe en cargos públicos? Una Junta debe analizar preguntas como las anteriores, antes de aceptar la participación activa en política de un ejecutivo.

Un reciente estudio del London School of Economics confirma que el éxito de una compañía depende en gran medida de la calidad y dedicación de la alta gerencia, lo cual no es ninguna revelación. Sin embargo no sobra recordárselo a las juntas directivas: entre sus funciones están las de evaluar periódicamente al presidente, y hacer correcciones cuando sea necesario. Cultura difícil de sembrar. El presidente de una compañía de 500.000 millones de ventas anuales, me manifestó su deseo de ser evaluado por la junta y recibir periódicamente una retroalimentación de sus aciertos y errores. Se lo hice saber a mis compañeros de junta. De eso hace cuatro años y aun no se ha implementado la evaluación del Presidente.

El año pasado importantes accionistas del rey mundial del entretenimiento, Disney, forzaron la renuncia de su presidente Michael Eisner, responsable durante muchos años del excelente crecimiento de la compañía, pero incapaz de cumplir con las expectativas que últimamente le habían fijado. Dos miembros de junta renunciaron, por considerar que ésta no era más que un comité de aplausos del presidente. En compañía de otros accionistas demandaron la junta por no cumplir con sus obligaciones. La demanda no prosperó, pero Eisner tuvo que renunciar.

La Junta Directiva (Consejo de Administración en el caso de Colanta) es elegida por los accionistas para que represente sus intereses. Cuándo algunos accionistas consideran que el presidente ejecutivo no debe continuar, decisión que compete a la junta, es claro que el descontento de los accionistas es también con ésta, como aparentemente estaba ocurriendo en la Cooperativa.

El excesivo tiempo dedicado a la política por parte del Dr. Jenaro, unido a los pobres resultados de la empresa (Pérdidas superiores a los $ 18.000 millones el año pasado), han exacerbado a muchos accionistas, quienes manifiestan que al Dr. Jenaro, además de que no le queda tiempo para conducir la empresa, ha maltratado a los productores reduciendo los precios de compra de la leche y peor aun, ha dedicado recursos de la empresa para fines políticos. Sin embargo los deseos de éstos accionistas de cambiar la junta y al presidente no fructificaron, y luego de una conciliación durante la asamblea, se ratificó al presidente y se hicieron algunos cambios en la junta. Para eso son las asambleas, para que los socios se manifiesten, no importa que quede un sabor amargo.

Éste sinsabor disparará las ventas del arequipe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co