Blog

Bienvenida Incertidumbre

Por: Ricardo Mejia Cano

La utilidad es proporcional al riesgo. Las pérdidas también. El riesgo y la incertidumbre rondan toda actividad empresarial, por no decir humana, sin embargo poco se utilizan las modernas metodologías para enfrentarlo.

Dos maneras de minimizar la incertidumbre empresarial son: no tomar riesgos, cuyo resultado es un estancamiento empresarial, o tomarlos y evaluar cuidadosamente las posibles consecuencias.

Según encuesta de la revista “Directorship”, el 24% de los directores en EE.UU. considera precaria la metodología de sus juntas para evaluar el riesgo y el 19% considera que su junta no tiene ningún procedimiento de evaluación. Peor aún: el 36% manifiesta que no entienden que riesgos enfrentan sus empresas.

Hace 7 años los directivos de Mercedes Benz y Chrysler comunicaron al mundo: “Nuestra fusión será como un matrimonio en el cielo”. El maná que caería para los accionistas se convirtió en rayos y centellas: perdieron $ 50.000 millones de dólares. En Colombia hubo otro matrimonio en el cielo. Final de la fiesta: bajaron de las nubes todos los aviones de una querida aerolínea, y pusieron en el infierno a sus pilotos y empleados. Parece que la precariedad de los análisis de riesgos no es sólo en EE.UU.

“Entre las funciones de una Junta Directiva están las de garantizar que la gerencia implemente procesos para identificar todo riesgo potencial que pueda afectar a la sociedad y tomar las acciones del caso para minimizar los efectos del posible riesgo. En caso de riesgos mayores o crisis, la Junta debe tener su propio manual de manejo de crisis y acordar con la gerencia la manera de enfrentarla”, Mark Nadler, editor de “Building Better Boards”.

La Ley 964 de Julio de 2005 establece que toda sociedad inscrita en la Bolsa de Colombia deberá tener un Comité de Auditoria ¿Se pueden despreocupar las sociedades no inscritas? Una de las funciones del comité: elaborar y analizar el mapa de riesgos de la compañía y presentar informe de las conclusiones a la junta. Aquí juegan un papel importante las firmas de revisoría fiscal.

Éstas no pueden limitarse a “hemos tenido oportunidad de revisar (¿someramente?) los estados financieros y, en el supuesto de que la información que nos entregó la gerencia es cierta, los balances reflejan la realidad de la compañía”. Las firmas de revisoría deberían entender la totalidad del negocio, que unido a su conocimiento de la metodología para elaborar mapas de riesgos, les permitiría hacer aportes importantes a la salud de la compañía.

Muchos empresarios, con el pasar de los años, toman aversión al riesgo e invierten sus excedentes en tierras o propiedad raíz, en lugar de promover la innovación, la incursión en nuevos mercados y estructurar alianzas para potenciar su negocio. Las épocas de Don Pepe Sierra ya pasaron. Las oportunidades están en el desarrollo de nuevos productos, la expansión a nuevos mercados, alianzas con otras compañías, etc.

En visita de hace unos meses Michael Porter recomendó a los empresarios salir de inversiones no estratégicas y dejar de jugar sólo de locales: invertir y/o hacer alianzas en otros países, que es mucho más que simplemente exportar.

Cualquier estrategia de “des-diversificación” se topa con el síndrome del “Enganchado al status quo”: mejor no hacer movimientos para evitar riesgos. O el síndrome del “Qué dirán”: el riesgo de que digan que se vendió muy barato o se fracasó en la nueva aventura. Queda un síndrome peor: el del “Superoptimista”: el empresario exitoso, aquel que ha tenido empresa por muchos años, es dado a pensar que nunca se equivoca. Sus decisiones son siempre acertadas y, de acuerdo a su carácter, somete o no su decisión a discusión, simplemente para confirmar a su grupo que él está en lo correcto: “Sí hemos ganado dinero así, para que correr riesgos haciendo alianzas o invirtiendo afuera”.

Una junta directiva con varios directores independientes puede destapar los anteriores síndromes con cabeza fría, y aportar en el análisis de riesgos perspectivas que los no independientes difícilmente entienden o evitan comentar. En los riesgos está la emoción y la utilidad de su negocio. Implemente una metodología para medir sus consecuencias, y ¡bienvenida la incertidumbre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co