Blog

Compro Fábrica de Bicicletas

Por: Ricardo Mejia Cano

“El hombre regresará a su origen. Entenderá que su mayor patrimonio es su hábitat. Para conservarlo, aprenderá a comportarse”, León Rosas. Confío en Rosas: compraré una fábrica de bicicletas.

Muchos ciudadanos en el mundo están regresando a la bicicleta. Unos por los altos precios de la gasolina (cuyos subsidios van contra la protección del medio ambiente), otros por la dificultad de encontrar parqueaderos, otros por el endiablado trafico de las ciudades que hace que la velocidad del automóvil sea inferior a la del peatón, otros porque su vida sedentaria puso en peligro sus sueños para la vejez y los más sensatos, pero los menos, porqué quieren conservar el planeta.

Usted seguramente no está entre ninguno de los anteriores. Lo estará. Su excusa: en la ciudad llueve mucho, es muy peligroso, le roban la bicicleta, la ciudad tiene muchas montañas, mejor ir al gimnasio, no hay vías para bicicletas, etc. Mientras más pronto aprendamos a vencer estos obstáculos, mejor. Trabajamos toda la vida para dejar un patrimonio a los hijos y garantizarles su bienestar. No lo estamos logrando.

Muchos científicos consideran que más de un 50% de la contaminación atmosférica es debida a las emisiones vehiculares y que el aumento del efecto invernadero elevaría la población con “alto riesgo” por inundaciones de mil quinientos millones hoy, a tres mil quinientos millones en el 2080.

El pasado 11 de junio 54 ciudades del mundo inauguraron con ciclopaseos la Semana Ciclística. Los ciclistas, muchos semidesnudos, querían protestar por la destrucción del medio ambiente: “Nos oponemos a la dependencia del petróleo y del carro. Como cualquiera, siento vergüenza de mostrarme desnuda en público, pero es mayor el miedo que tengo de la destrucción del planeta”, le dijo a un reportero la bella Melissa Evans.

En Colombia estamos protegidos: nos favorece nuestra condición de ser indiferentes a lo que pasa en el mundo. Excluida Bogotá, cuyo experimento es seguido por expertos internacionales, no estamos educando a los ciudadanos para las normas de convivencia que se deberán tener en un futuro: caminar, andenes amplios, desplazarse en bicicleta, ciclovías, transporte público, etc.

En Octubre de 2000 los bogotanos votaron por abrumadora mayoría por el día sin carro, mostraron sus preocupaciones por el largo plazo. Los comerciantes en lugar de apoyar la medida, se han mostrado insensibles. La función de la empresa privada es producir utilidades para sus accionistas, pero cada vez tienen más importancia los grupos de interés (Stakeholders), a los cuales se debe la empresa. Acogiendo este concepto moderno de Gobierno Corporativo, los comerciantes deberían desplegar el día sin carro una gran campaña para facilitar a sus clientes el transporte en cicla, planes de alquiler, aparcamientos para bicis, promover el transporte público, etc. El comercio se limita a hablar de las ventas perdidas, lo que están es perdiendo clientes por no solidarizarse con ellos.

¿Cuánto se demorará Bogotá para alcanzar un 40% de los desplazamientos en bici, como ocurre en muchas ciudades de Holanda y de otros países? Si los bogotanos utilizaran más la cicla, se habrían podido ahorrar los dos billones de pesos que están invirtiendo en los 30 Km. del intercambio vial de la Ada. Suba y la Boyacá. Invertimos grandes cantidades de dinero para facilitar el tráfico vehicular en las ciudades, cuando lo urgente es facilitar el tráfico de los camiones entre las ciudades y los puertos.

Mientras entre la neblina de Londres, la juventud protesta por que no tienen más zonas peatonales, en la Ciudad de la Eterna Primavera la juventud protesta porque les limitan el parqueo en la Zona Rosa, que por el contrario debía ser sólo peatonal. Alcalde Fajardo, usted es un hombre con mente joven y de mundo, promueva la bici. Me ayudaría mucho en mi nuevo negocito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co