Blog

El cuento de la innovación

Por: Ricardo Mejia Cano.

Cuando viajo al exterior y me preguntan por Medellín, saco pecho y echo el cuento de que somos la ciudad más innovadora del mundo, no de Latinoamérica, ¡Del Mundo! Cuando regreso, me veo obligado a aterrizar en la realidad y a confrontarme: ¡tremendo cuento el que armamos! Nuestro ancestro de culebreros nos ha permitido llegar a ese atrevimiento. Y está bien, ya que logramos meter el cuento, vendamos bien nuestra ciudad, pero no perdamos la perspectiva.

El número de “spin-off”, empresas nacidas de la investigación de nuestras universidades, no supera 3 o 4 en los últimos 10 años. Para formar el talento con capacidad de crear empresas de tecnología, tendríamos que enseñar a los jóvenes conocimientos prácticos en sus áreas de interés, darles más clases en los laboratorios y menos en las aulas de clase: al ingeniero civil formarlo en el laboratorio de resistencia de materiales y estructuras, al mecánico en el laboratorio de termodinámica y física, al químico entre probetas y tubos de ensayo, etc. Desafortunadamente somos muy innovadores: cualquier persona compra un par de casas, las junta, convierte los cuartos en aulas de clase, y ya tiene una universidad.

La mayoría de nuestros bachilleres salen con conocimientos insuficientes o mínimos en matemáticas, ciencias y lectura. La deserción universitaria esta en la astronómica cifra del 45%, principalmente debido a la escasa preparación con que llegan. Si queremos una ciudad innovadora, deberemos elaborar un plan a 10 o 15 años, mejorando de manera sustancial la calidad del profesorado de primaria y secundaria y forzando a las universidades a enseñar “haciendo”: en laboratorios y con más prácticas empresariales y menos teoría en las aulas de clase.

Sin embargo vamos en sentido contrario. Luego de muchos años de discusión, en el 2002 con el estatuto de profesionalización de los docentes se introdujeron las evaluaciones para los profesores, como se hace en todas las actividades donde existe compromiso de mejoramiento continuo. FECODE nunca ha estado de acuerdo con este procedimiento y existen serios indicios de que el gobierno cederá a la presión por desmontarlos. ¿Podremos formar una juventud innovadora, con un profesorado que no tiene ningún compromiso en mejorar?

Cuando subió el actual gobierno, nombró a Jaime Restrepo Cuartas, ex senador y ex rector de la U de A, como director de Colciencias, para enfatizar su compromiso con la innovación. Restrepo Cuartas renunció por falta de apoyo. Después de él han renunciado por la misma razón los dos directores que le siguieron. Hoy la dirección de Colciencias la negocia el gobierno con los partidos políticos y el 10% de las regalías, que sería otro espaldarazo a la innovación, quedaron en manos de los gobernadores. En la ciudad más innovadora del mundo, no hay ningún debate por dicha politización.

Muchos políticos y dirigentes ven en la internet la solución a todos los problemas: con conectar las escuelas a internet y regalarles un par de computadores, ya no es necesario preocuparse por los profesores. ¡Se equivocan! Ricardo Hausmann, con un sustento bastante convincente, sostiene que el conocimiento lo transmiten mejor y con mayor efectividad los cerebros. La red y las publicaciones pueden ayudar, pero no sustituir a los cerebros. Por eso Hausmann considera necesario promover la inmigración de personas con conocimientos especiales. Medellín sin embargo, sigue siendo tímida para traer profesores, técnicos, científicos e inversionistas extranjeros, que nos ayuden a descubrir nuevas maneras de hacer las cosas.

Me parece fenomenal el cuento de que somos la ciudad mas innovadora del mundo para vender a Medellín en el exterior, pero fatal si no lo creemos.

One thought on “El cuento de la innovación

  1. Sincero saludo… En esta ocasión comparto muy parcialmente el artículo. Medellín sí fue la ciudad más innovadora del mundo en el año que participó. La ciudad no volvió a participar, como muchas otras ciudades. Son concursos para vender ciudades, no siempre tenemos alcaldes conocedores de City Marketing. El galardón no dura eternamente, fuimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co