Blog

De Izquierda a Derecha

Por: Ricardo Mejía Cano

Luigi y Alfredo se mantienen agarrados. Sus tiendas están en extremos opuestos del parqueadero del cementerio. Cuando las diferencias arrecian, vuelan botellas de vino (Vacías por supuesto) de un extremo al otro. Curiosamente ambos idolatran la misma figura.

El padre del ídolo de Luigi y Alfredo ingresó a la Asociación Internacional de la Clase Trabajadora a los pocos años de fundada por Marx y Engels. El hijo vivió con intensidad las luchas de su padre y sus ingresos a la cárcel. Recibió de él los mismos ideales.

Uno de los ídolos del padre era Benito Juárez, considerado el fundador de la Republica Mexicana y quien al frente de una revolución liberal derrotó a los conservadores católicos y a la armada enviada por Napoleón III.

Luego de una ardua discusión con su esposa acordaron que el hijo se llamaría Benito, en honor a su ídolo.

Nuestro Benito apenas balbuceó las primeras palabras cuando cumplió 3 años, pero cuando cumplió 11 ya era un orador destacado. Para evitar prestar servicio militar, como fiel hombre de izquierda, se exilio en Suiza. A los pocos años regresó y se convirtió en el Presidente del Partido Socialista Italiano.

Al estallar la Primera Guerra Mundial quiso apoyar al eje Inglaterra-Francia-Rusia y al no ser respaldado por el Partido Socialista se retiró de este y fundó el Fascismo. En 1922 el Rey Víctor Emmanuel III le nombra Primer Ministro y a los pocos años se convierte en Dictador, con tan malas mañas que previo a la Segunda Guerra hace alianza con Hitler.

Mussolini se pasó a la derecha antes de asumir el poder. Por lo general los de izquierda radical asumen las posiciones de la derecha recalcitrante, una vez asumen la presidencia.

Stalin es un buen ejemplo. En los años 30 del siglo pasado inició la Gran Purga, con el fin de eliminar a los enemigos de la clase trabajadora, pero la aprovechó como cortina para acabar con todos los líderes políticos, militares y de los medios de comunicación que le hacían alguna oposición. Fue un enemigo acérrimo del fascismo, pero sus métodos fueron exactamente los mismos.

Castro, Chávez y Maduro de igual manera ascendieron al poder con las banderas de la izquierda radical, pero una vez en el trono, desplegaron políticas de derecha tan radicales como la de Mussolini.

Colombia en los últimos 60 años ha aumentado la expectativa de vida de su población de 52 a 74 años, el analfabetismo pasó del 50 % a prácticamente cero, la cobertura en educación y salud igualmente tuvo una mejora astronómica. ¿Que falta mucho por mejorar? ¡No hay duda! Pero le hemos tomado enorme ventaja a nuestro vecinos gobernados por izquierdas radicales.

La propuesta de uno de los actuales candidatos es mejorar todo, destruyendo lo existente. Engaña a los menos favorecidos gritando que no tienen nada que perder y si mucho para ganar con él. Así eligieron nuestros vecinos del oriente a sus últimos gobernantes. Ahora pobres y ricos están emigrando, no sólo para dejar atrás la feroz represión, sino para poder comer. Buscando los 2 o 3 golpes de alimento diario que antes tenían y de los que ahora carecen.

Luigi y Alfredo, ambos fascistas y admiradores de Mussolini, se pelean a muerte por captar a los miles de fachos, que además de visitar la tumba de “Il Duce”, quieren comprar recuerdos, fotos y reproducciones del desastroso líder. Igualmente acá, el candidato de la izquierda radical quiere que los colombianos nos agarremos unos contra otros, para así, como lo han hecho sus colegas de otros países, amarrarse y perpetuarse en el poder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co