Blog

El Derecho, visto al revés

Por: Ricardo Mejía Cano.

“El derecho no es disciplina exacta, no contiene verdades absolutas, no es estático. Es más de perplejidades, contradicciones y paradojas. Es dinámico con efecto pendular. A lo sumo brinda juicios valorativos, opciones reflexivas y argumentativas.” Coincido con esta frase del profesor David Suárez Tamayo, con la cual abre un estudio sobre derecho administrativo en los Servicios Públicos Domiciliarios. El Derecho, conviene mirarlo al revés.

Aprovechando las “paradojas pendulares” del derecho y con una interpretación “perplejica” del decreto 128 de 1976, Suárez cuestiona el nombramiento del Dr. Fernando Alarcón a la Gerencia General de ISA, por ser “… miembro de la Junta Directiva, y poseer información privilegiada, contactos, relaciones directas…”, o sea por conocer bien la compañía, uno de los atributos que la Junta debe buscar en un sucesor.

La consultora multinacional Booze Allen realiza anualmente un estudio sobre la sucesión gerencial. Su conclusión a lo largo de los años: Cuando las empresas reemplazan el presidente ejecutivo con personal interno (Incluyendo miembros de Junta), obtienen en general mejores resultados, que si acuden a un sucesor externo. Un índice de gestión moderno es el porcentaje de vacantes reemplazadas con personal interno: indica buena planeación en la formación del capital humano. Sin ser 100% el ideal, porque en este caso se pierde la oportunidad de renovar con capital humano fresco algunos niveles.

La famosa cazatalentos Heidrick and Struggles, en un estudio sobre la responsabilidad de las Juntas Directivas concluye: las Juntas pueden optar por un Presidente interno, quien puede o no ser un miembro activo de la Junta.

La publicación Directorship, especializada en temas de Gobierno Corporativo, va más allá: “Con frecuencia las compañías encuentran en sus procesos de sucesión, miembros de Junta interesados en ser Presidentes ejecutivos. En dichos casos los interesados se deben marginar completamente del proceso de selección realizado por la Junta, para que esta pueda seleccionar el mejor sucesor sin ninguna presión”. Por la información disponible, el Dr. Alarcón se marginó del proceso.

ISA es una de las empresas más avanzadas en Colombia en el cumplimiento de las normas modernas de Gobierno Corporativo. Sus programas de sucesión hacen pensar que la elección de Alarcón correspondió a una planeación rigurosa. Es una de las pocas empresas en que la Junta evalúa al Gerente General anualmente, lo cual le permite detectar cualquier falta de alineación entre las acciones de la Alta Gerencia y el plan estratégico.

No sé si como se teme, Alarcón quiera llevarse la gerencia de ISA para Bogotá. Afortunadamente él sólo no puede tomar esa decisión. Por su trayectoria, reúne condiciones excepcionales para el cargo. Por otro lado la Junta asume una responsabilidad enorme: quien era su presidente y responsable de coordinar las evaluaciones de los miembros de la Junta y del Gerente, se convierte en el evaluado. La ascendencia que el Dr. Alarcón hubiera podido tener sobre ellos, como antiguo presidente de la Junta, no puede ser motivo para que la Junta pierda su independencia y deje de ejercer con rigurosidad las funciones de control que con frecuencia le corresponden. De ocurrir así, tristes augurios esperarían a ISA.

En lugar de objetar el nombramiento de Alarcón, sería preferible aprovechar los conocimientos jurídicos del profesor Suárez y su dominio del sector público, para orientar a los legisladores en los principios modernos de gobierno corporativo. Por ejemplo promover la reforma del artículo 27.6, de la ley 142 de julio 11 de 1994: “Los miembros de las juntas directivas de las empresas oficiales de servicios públicos domiciliarios serán escogidos por el Presidente, el gobernador o el alcalde, según se trate de empresas nacionales, departamentales o municipales…”. Apoyados en esta norma, gobernantes desconocedores de la importancia de la diversidad en los órganos de gobierno o inescrupulosos, han convertido las empresas de servicios en feudos personales. En Medellín aun recordamos tristes experiencias.

Sí entiendo bien la frase del profesor Suárez, el derecho es más conciencia y menos legalismo. Conviene verlo al revés… ¡con sentido común!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co