Blog

¿Desengaños o alegrías?

Por: Ricardo Mejía Cano

En el reciente Foro de Davos presentaron una encuesta realizada entre 800 expertos en informática y telecomunicaciones, sobre tendencias para el 2025. Tanto las preguntas como las respuestas son apasionantes: ¿Tendrá el 10% de la población mundial la ropa conectada a internet? Si, respondieron el 91.2%; ¿Tendrá el 90% de la población mundial acceso a internet? Si, el 78.8%; ¿El 10% de los vehículos en EEUU no tendrán conductor? Si, el 78.2; ¿El 50% del trafico en internet será para programar electrodomésticos y dispositivos en el hogar? Si, 69.9%; ¿Se tendrá la primera ciudad sin semaforización? Si, el 63.7%. Y una que podría transformar el gobierno corporativo de las empresas: ¿Participarán robots con inteligencia artificial como directores en las juntas directivas de las empresas? Si, 45.2%.

¿Predicciones de un grupo de despistados? No parece. En el 2014 Thompson Reuters pidió a un grupo de científicos y académicos que estudiaran su base mundial de patentes y seleccionaran las tecnologías que serán dominantes en el 2025. Hay muchas coincidencias con las conclusiones de Davos.

Destaco una de las 10 conclusiones de TR: gracias a los avances en tecnología fotovoltaica y nuevos compuestos químicos, en el 2025 el sol reemplazará a los combustibles fósiles como primera fuente de energía.

A los países que no promuevan la formación en las nuevas disciplinas se les disparará el desempleo. Pero aquellos que formen a sus jóvenes en mecatrónica, programación, nanotecnología, biomedicina, etc., no tendrán problema.

Millones de personas estarán con sus teléfonos conectados a su casa para operar los robots, la lavadora, la nevera, la estufa, etc. ¿Dónde están los tecnólogos que realizarán los millones de conexiones a internet de los nuevos usuarios? ¿Quienes repararan los millones de “routers” que empezarán a dejar a los usuarios sin conexión? ¿Dónde están los técnicos y tecnólogos para fabricar la nueva demanda de máquinas?

Hacen bien los taxistas y las grandes cadenas de hoteles (La amenaza es para pobres y ricos) al querer defender sus negocios y tratar de bloquear a Uber y a Airbnb. Pero nada que hacer. O evolucionan y se adaptan o les pasará lo de Kodak con la fotografía digital.

A finales del siglo XVIII la mecanización, gracias al vapor, fue un salto en el desarrollo de la humanidad. Igual fue el descubrimiento de la electricidad y el desarrollo de las líneas de producción en masa a finales del siglo XIX. En la segunda mitad del siglo pasado la electrónica y la automatización trajeron consigo la tercera revolución industrial. Las tres revoluciones implicaron grandes cambios en el puesto de trabajo y mejoras indiscutibles en la calidad de vida. Sin embargo en las tres oportunidades millones de personas perdieron su trabajo.

La ventaja ahora es que sabemos con anticipación los cambios que vienen y si somos inteligentes nos podemos preparar con anticipación.

Desafortunadamente nuestro sistema educativo está completamente desactualizado. Y más grave aún: ni la academia, ni el sector privado y menos el gobierno están debatiendo las grandes reformas que requiere nuestra educación, especialmente la formación primaria y secundaria.

Según las pruebas SABER, nuestros bachilleres salen con conocimientos mínimos de lectura: no son capaces de sacar conclusiones, ni entender el planteamiento de un problema matemático, ni comprender un párrafo complejo. No pueden aprender a aprender.

El futuro que nos espera esta lleno de retos, satisfacciones, alegrías y desengaños. Así ha sido siempre nuestro transito por la tierra. Pero si no adaptamos la educación a los nuevos retos, tendremos mas desengaños que alegrías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co