Blog

Dogmatismo o Pragmatismo

Por: Ricardo Mejía Cano

En un estudio realizado por Sapiens Research entre los 100 mejores colegios del país, sólo clasificaron 3 instituciones oficiales. Resultado desastroso, más si se tiene en cuenta que el 70 % de los colegios en Colombia son oficiales. En un ranquin especial de Sapiens, escogieron los colegios que cumplían con sus exigencias de calidad, según una metodología desarrollada por ellos y con información de los resultados Saber 11 del Icfes: de los 14.000 colegios en el país, sólo 854 pasaron el filtro. De estos sólo 47 eran oficiales (Ver reportaje reciente en este diario de Juan Diego Ortiz sobre la brecha entre públicos y privados).

No se entiende entonces por qué se desgarran las vestiduras los mamertos y los directivos de Fecode con la propuesta del expresidente Uribe, si tiene razón en que la educación pública de primaria y secundaria necesita una cirugía.

Nadie duda que el país tiene la obligación de dignificar la carrera del maestro, en particular los de primaria y secundaria. Pero también ellos deben prepararse mejor. El alto porcentaje (50 %) de deserción en las universidades, más que por la situación económica de los estudiantes, es por la falta de bases en matemáticas, ciencias y comprensión de lectura.

Como se vio recientemente, las universidades públicas han logrado llamar la atención del país y fueron atendidas muchas de sus propuestas. Desafortunadamente Fecode, que debía trabajar por la mejora de la educación de los colegios públicos, con sus procedimientos, más que apoyo, se ha ganado la animadversión de los colombianos.

Estamos en un momento crítico. Deberíamos aprovecharlo para que la educación primaria, secundaria y tecnológica fuera nuestro principal foco de atención: el debate nacional debería ser este.

El momento es crítico por varias razones. Debemos prepararnos para asimilar los cambios tecnológicos a la velocidad que se están dando. Para ello no solo necesitamos mejorar los conocimientos técnicos de nuestra población, sino también adaptar la legislación.

La dificultad para que las ciudades adapten su normatividad a plataformas como UBER, es un buen ejemplo de los retos que se vienen.

¿Necesitamos más de 400.000 personas en las fuerzas armadas o necesitamos unas fuerzas armadas con menos soldados y más inteligencia y más tecnología? No hay duda de que es lo segundo. Pero si se restructuran el Ejército, la Armada y la Policía y se licencian un grupo importante de personas, cuál sería el plan de formación para adaptarlos al mercado laboral. Tendríamos que cambiar fusiles y botas por aviones de reconocimiento, sistemas modernos de detección y programas de formación para quienes quedarían vacantes.

Muy seguramente, como lo sostiene Uribe, es importante el número de maestros trabajando en adoctrinar a sus estudiantes. Pero lo más grave y de lo que no hay duda: no los están formando en valores, matemáticas, ciencias y lectura, 4 temas básicos en la formación actual. El país, como nuestros vecinos, nos quedamos atrás de los países asiáticos.

Los “ismos” son peligrosos y aquí caímos en el dogmatismo, sectarismo, izquierdismo, derechismo, etc. Deng Xiaoping se formó en Rusia en los años 20 del siglo pasado, cuando la revolución bolchevique estaba en plena efervescencia. Luego se fue a China y acompañó a Mao durante 57 años. Su inteligencia fue reconocer todos los disparates de los “ismos” y de allí su famosa frase: “No importa si el gato es negro o blanco, lo importante es que case ratones”. China era hace 50 años uno de los países más pobres del mundo. Hoy usted muy seguramente es “chino-dependiente”: o su ropa, o su celular, o su carro, o su televisión, o sus electrodomésticos, o su vajilla, o sus cubiertos son en buena medida “Made in China”.

Cambiaron el dogmatismo por el pragmatismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co