Blog

Entre Rones y Cojones

Por: Ricardo Mejia Cano

“Ron Zacapa Centenario es como la mariposa que se encierra en su capullo y vive en él secretamente a través del tiempo, en un proceso invisible que para el ron requiere años de oscuridad, silencio, paz y reposo para finalmente emerger del capullo y volar alto, lejos de su tierra, mostrando su esplendor…” ¡Tentador, no! dan ganas de probarlo.

El Zacapa Centenario Reserva 23 años (Industrias Licoreras de Guatemala) ganó cada año desde 1998 a 2002 el “Premio Primera Categoría” en el “Caribean Week´s Rum Festival”, y fue calificado por la revista especializada “Wine Enthusiast” con 95 puntos sobre 100. Su palmarés es tan amplio que el Zacapa es considerado el “Cognac de los Rones”.

El Ron Diplomático Reserva Exclusiva 12 años (Destilerías Unidas de Venezuela) se ha ganado más de 15 premios internacionales en los últimos 13 años: entre ellos la Medalla de Plata en el “Internacional Rum Festival” de los años 1995, 1996 y en el 2003 y dos Medallas de Oro en el mismo festival en el 2008.

El Norte del Cauca y el Valle del Cauca se desatacan por la calidad de su caña y la excelencia de sus ingenios. De allí salen las mieles para las licoreras departamentales. ¿Por qué entonces nuestros rones no compiten internacionalmente como los de Guatemala y Venezuela, o como Flor de Caña, producido por el Grupo Pellas de Nicaragua? Mientras el Ron Zacapa se encuentra en la carta de los mejores Restaurantes de Nueva York y Boston, nosotros estamos felices porqué el Ron Medellín y el Viejo de Caldas se venden en los “graneros” de Miami, donde mercan los inmigrantes colombianos sin empleo.

Los gobernantes departamentales no ven las amenazas que se ciernen sobre las licoreras. La Fábrica de Licores de Antioquia, la mejor manejada del país, vendió 37´500.000 litros de aguardiente en 1997. En el 2006 vendió 19´600.000. Les está pasando lo mismo que a la bella cantinera de la “Sota de Copas” (José Alfredo Jiménez): “… se te van los clientes”.

Los consumidores se están pasando a los licores añejos. Producir aguardiente, que era la base de los ingresos de las licoreras, no tiene misterio ni ciencia. Por el contrario, un buen ron debe ser primero añejado en barricas de roble, que hayan sido utilizadas para añejar bourbon (Whisky americano), luego en barricas de roble utilizadas para el vino y terminar en barricas de cognac. Se trata de un proceso complejo de oxidación del alcohol y de transmitirle los taninos, sabor, color y aromas de las diferentes barricas. Como con el vino, finalmente se mezclan los diferentes “Cuerpos”. ¿Se imagina al gerente de una de nuestras licoreras explicándole a la Asamblea Departamental porque debe comprar diferentes tipos de barricas, o porque en el presupuesto debe asignar una partida para contratar, como asesor, a un maestro ronero extranjero?

Un ron colombiano con 12 años de añejamiento tiene que sobrevivir en su proceso de maduración a cuatro o cinco administraciones diferentes. Como ninguna está para el largo plazo, ninguna se preocupa por mejorar el proceso de maduración.

Guatemala, Venezuela y Nicaragua, con recalcitrantes gobiernos socialistas, tienen la producción de licores en manos privadas para beneficio de sus países y habitantes. Aquí queremos seguir jugándole a los Monopolios de Licores y aumentos de precios para mantener la rentabilidad.

El Gobernador de Antioquia tiene cojones y piensa en grande. La Hidroeléctrica Pescadero-Ituango, que estaba durmiendo el sueño de los justos, será en pocos años una realidad, gracias a la acción decidida del Gobernador. Al frente de la FLA puso a un gerente inteligente, joven, con preparación, que le cabe el mundo. ¿Porqué no encargarlo de buscar un socio estratégico para la FLA? Un socio que nos ayude a pasar de ser un jugador local, lleno de amenazas, a ser un jugador internacional, que aprovecha las oportunidades. Para producir licores maduros y buenos rones, hay que tener cojones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co