Blog

FECODE aprendió de CUBA

Por: Ricardo Mejia Cano.

En un debate sobre la enseñanza del inglés en los colegios públicos, propuse la contratación de un grupo de profesores Hindúes, quienes además de tener el inglés como lengua materna, no demandan salarios superiores a lo que ganan los profesores colombianos. Los representantes del gobierno en dicha reunión descartaron dicha propuesta con los siguientes argumentos: el internet facilitará mucho el aprendizaje de otros idiomas, el énfasis que se está dando al inglés en los centros de formación mejorará la capacidad de los maestros para enseñar el idioma y no menos importante, evitar una confrontación con los sindicatos, quienes se opondrían rotundamente.

Los antioqueños debemos respaldar a las administraciones del departamento y de la ciudad, que en los últimos 12 años le han dado prioridad a la educación. Las mejoras en infraestructura y los centros de formación de los maestros son esfuerzos que deben tener todo el apoyo de la ciudadanía. Sin embargo si se estudian los resultados del ICFES de Antioquia y Medellín del 2000 al 2013, no se observa ninguna mejoría.

Multitud de estudios prueban que si se quiere mejorar los niveles de educación de un país, el foco se debe centrar en la calidad de los maestros. Eso lo tienen claro las autoridades del ramo en Colombia y con ese fin se hacen campañas nacionales para darles mejor capacitación.

Desafortunadamente la solución es más compleja que simplemente montar centros de formación.

La alta deserción de estudiantes de las universidades colombianas se debe principalmente a la baja calidad de la formación primaria y secundaria, especialmente de la educación pública. Los jóvenes terminan el bachillerato con conocimientos muy pobres en matemáticas y ciencias y muy bajas habilidades en lectura: son incapaces de asimilar los exigentes requerimientos que encuentran en la Universidad.

En una prestigiosa universidad de Medellín tienen clasificados a sus estudiantes según el puntaje del ICFES. Como es de esperarse la mayor deserción esta entre los estudiantes con puntajes más bajos, los de mejor desempeño son aquellos con mejores ICFES.

¿Cómo podemos entonces esperar mejoras en la educación, si quienes optan por la profesión del magisterio, en su gran mayoría tienen pobres resultados en el ICFES?

Algunos Secretarios de Educación, conscientes de la gravedad de este problema han optado por vincular al magisterio ingenieros y profesionales de otras ramas, para que dicten las materias de su especialidad. Desafortunadamente los sindicatos de profesores actúan como un cartel y se oponen rotundamente a dichas medidas.

Los países con los mejores niveles de educación en el mundo sólo aceptan en el magisterio a bachilleres que se encuentran entre el 10% de mejor desempeño. Y por supuesto se les paga de manera competitiva.

Miles de profesores en Colombia hacen una labor encomiable y el país se los deberá reconocer tarde o temprano. Pero la cultura de cartel de FECODE ha impedido que se dé la transformación que necesitamos: mejor selección de los futuros profesores, evaluación de su trabajo como ocurre en todas las profesiones y pagarles bien, pero de acuerdo a sus resultados.

Es una pena como terminó la reciente huelga, con el pecado y sin el genero. Se reajustaron generosamente los salarios, sin ningún compromiso a cambio. Nada diferente de lo que esta pasando en Cuba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co