Blog

HP

Por: Ricardo Mejía Cano

¡Mal pensado(a)!

HP es una medida de potencia. En el siglo XVIII los señores James Watt y Matthew Boulton perfeccionaron la máquina de vapor. Su nuevo desarrollo era bastante más eficiente que la máquina que le precedía: la de Newcomen, que a su vez era la máquina de uso generalizado en las minas de carbón. Las minas que no se habían modernizado utilizaban caballos, igual que las cervecerías los utilizaban para mover los molinos.

El reto de Watt era probar que su máquina era mejor que la de Newcomen y por supuesto mejor que los caballos. Para tal fin desarrolló una nueva medida: Luego de observar detenidamente y por varios meses el trabajo de los equinos, concluyó que un caballo podía transportar en promedio 550 libras, una distancia de un pie en un segundo, o en otras palabras trasportar 33.000 libras, una distancia de un pie en un minuto. Ésta nueva medida la denominó “Horsepower”: Caballo de Fuerza. Mucho se ha especulado sobre la exactitud de dicha medición, pero el hecho es que aun hoy, desaparecida la máquina de vapor, la medida del Caballo de Fuerza se sigue utilizando ampliamente. Definida la nueva métrica, no fue difícil para Watt convencer a mineros y cerveceros de los ahorros que podrían lograr.

A finales del siglo XIX en EE.UU. se utilizaba principalmente jabón de castilla, un genérico que hacia referencia al jabón del Reino de Castilla, que siglos antes había adquirido renombre, por fabricarse a partir de aceite de oliva. Técnicamente un jabón era una simple mezcla de ácidos grasos y sales alcalinas y no había mucho misterio en su fabricación, ni grandes diferencias entre uno y otro.

Harley Procter, hijo de William, el cofundador de Procter & Gamble, se dedicó a estudiar la composición de los jabones, con el fin de encontrar una cualidad que le permitiera probar que el jabón Ivory, el de la compañía de su padre, era superior. En los análisis de laboratorio descubrió que una barra de un kilo de Ivory contenía 5.6 grs. de impurezas, cantidad sustancialmente menor que la de los competidores. De allí en adelante Ivory se anunció como el jabón más puro del mercado, con 99.44% de pureza. Hoy P&G es una de las empresas de consumo masivo más grandes del mundo, y para muchos analistas el éxito con Ivory cimentó las bases de la gran empresa que es hoy.

En la década de los 70s los fundadores de Codiscos consideraron que debían ampliar su portafolio de productos para rentabilizar mejor su red de distribución. En 1976 el ingeniero y empresario Alberto Diez, cofundador de la empresa, se fue a Japón y Taiwán a estudiar sobre las últimas tecnologías en la fabricación de pilas. Con sus nuevos conocimientos se regresó a Colombia y fabricó localmente la maquinaria necesaria. Luego de muchos ensayos encontró la fórmula de una batería muy superior a la de la competencia.

¿Pero como posicionarla en un mercado dominado totalmente por una multinacional, que invertía enormes cantidades de dinero en publicidad y promociones? ¡La métrica! En sus ensayos de laboratorio pudo constatar que sus baterías producían mayor amperaje que las de la competencia y necesitaba un mecanismo para probar dicha característica. Entregó a todos los vendedores un dispositivo que les permitía demostrar a los clientes como una de sus baterías producían el amperaje necesario para encender 12 bombillos, mientras que una batería de la competencia sólo encendía 4. Pocos años después alcanzaron un 17 % de participación de mercado, compitiendo con la multinacional más grande del mundo en el sector.

En el lenguaje actual el conjunto de mediciones que determinan la métrica de un proceso se denominan “KPI: Key Performance Indicators” o Indicadores Claves de Desempeño, y son indispensables en cualquier actividad. Para su determinación no se requiere necesariamente de alta tecnología, pero si tener muy claro cual es la meta o propósito, gran capacidad de observación y el compromiso de mejorar. Son útiles para alcanzar cualquier meta personal o empresarial.

Aunque parezca muy HP, sin métrica no hay paraíso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co