Blog

Imaginación en Ebullición

Por: Ricardo Mejia Cano.

Siendo aun muy pequeño se sentó sobre un nido del que había “espantado” la gallina, para él tomar su puesto e incubar los huevos. Ya mayor le preguntaron porque seguía experimentando después de tantos fracasos y respondió: ya descubrí 10.000 maneras que no funcionan. En el ensayo 10.001 inventó el bombillo.

La imaginación y curiosidad de Tomas Edison eran imparables. El desarrollo de la fotografía, la telefonía y muchos electrodomésticos de hoy en día se le deben a él. No menos importante fue su legado empresarial.

En 1892 la Edison General Electric Company, fruto de la unión de las diferentes compañías que había creado Edison, se fusiona con la Thompson-Houston Company, dedicada también a comercializar innovaciones en el sector eléctrico y crean General Electric.

El legado innovador de los fundadores de GE ha sido su lema: “Imagination at Work”. Pero muchas otras compañías han sido igualmente innovadoras y han desaparecido o no se han sostenido en la cúspide.

En 1889 los periodistas Charles Dow y Edward Jones fundan el “Wall Street Journal” con el compromiso de que sería un periódico de noticias y no de opiniones y su lema sería “La verdad, para su buen uso”. Querían informar de manera independiente a los inversionistas y no permitían que sus periodistas, vía una opinión o una información imprecisa, favorecieran a afectaran la valoración de una acción.

En 1896, ante el auge del mercado accionario y grandes emisiones de acciones de nuevas corporaciones, crean el índice Dow Jones. El índice, formado por el valor promedio de las 12 principales acciones en bolsa, debería servir de orientación a los inversionistas sobre las tendencias del mercado. En 1928, antes de la gran recesión y en medio de un resurgimiento económico, el índice empezó a medir el valor promedio de las 30 primeras empresas cotizadas en bolsa.

En sus 115 años de existencia, el Dow Jones ha sido el índice bursátil de mayor estudio en el mundo. Las empresas que lo componen deben reunir condiciones especiales de liquidez, tamaño, rentabilidad, pertenecer a un sector particular, etc. Todas son líderes indiscutibles en su sector.

General Electric es la única compañía que desde la creación del Dow Jones, ha pertenecido al selecto club. ¿Es por su imaginación? ¿Como hace una compañía para sostenerse 115 años en la cima empresarial, en un mundo cada vez más variable, volátil y vaporoso? ¿Qué hace GE para quedar siempre a la cabeza de los listados de las empresas más admiradas, las de mejor liderazgo, las más innovadoras, etc.?

¿Estará la respuesta en su cultura?

De los 9 presidentes que ha tenido en sus 115 años, la totalidad han sido formados dentro de la compañía. GE es una academia de formación profesional. Su primer presidente Charles Coffin, era a su vez el presidente de Thompson-Houston al momento de la fusión. Dejó otro legado imborrable: “Nuestro éxito no depende de los bombillos, los motores o nuestros otros productos, depende exclusivamente de la calidad de la gente que contratemos y la formación que le demos.”

“Crotonville”, la “Universidad” que GE fundó en los 50s cerca a Nueva York, es el reflejo de su cultura: “Nunca parar de aprender”. Por allí pasan frecuentemente todos sus ejecutivos con el fin de prepararlos para los retos futuros que deberán enfrentar. Durante los últimos 15 años los 190 principales ejecutivos de GE han invertido al menos 12 meses cada uno en educación profesional. La formación y selección de los principales ejecutivos está amarrada a la estrategia de la compañía y es una de las principales responsabilidades de la junta.

Para Jeff Immelt, president de GE, los planes de formación de la compañía tienen un costo muy elevado, pero: “hemos aprendido que hay que respaldarlos en los tiempos buenos y más en los malos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co