Blog

La ultima lágrima

Por: Ricardo Mejía Cano.

Así se llama el bar de Pedro Nel, cerca a la puerta del cementerio. El ron allí tiene un sabor especial, posiblemente por la simpatía e historias del propietario, o porque uno está más cerca del cielo. Pero Pedro Nel, además de administrar el bar, cumple con una tarea “cuasi-notarial”: registrar el nombre, fecha y edad de cada difunto. Él puede certificar mejor que la policía, que en Salamina hace mas de 7 años no hay muertos por violencia, y que la rata anual se ha estabilizado en unos 100 muertos al año. Su cuaderno con los registros esta meticulosamente conservado. Al regresar de la dolorosa despedida, los deudos cambian su última lagrima por un trago fuerte de aguardiente, en el famoso bar.

Pedro Nel nos acompañó en la primera etapa del viaje a pie de Salamina a Sonsón. A sus 75 años, subió al Alto del Herrero, por el camino real, bordeando el rio San Lorenzo, en un ascenso de 10 kms y 1200 metros de desnivel, a una velocidad que ni mis hijos ni yo fuimos capaces de seguir.

Al llegar a Pácora a las 6 pm, luego de caminar 10 horas, mientras cenábamos, José Lubín nos contó la historia del Cacique Pipintá. En 1540, Jorge Robledo con su ejercito se encontró con los indios Cuy-cuyes, vestidos con coronas, diademas, petos, brazaletes y joyas de oro. Sorprendidos los españoles al ver a los indígenas vestidos para la batalla con tales atuendos, los pusieron los “Armas”. Estos salieron en desbandada, para evitar ser aniquilados por los españoles. Posteriormente el Cacique Pipintá dio orden de cargar todo el oro y esconderlo en lugar seguro. Robledo y su gente torturaron y desmembraron de manera despiadada a los Cuy-cuyes, sin que pudieran conocer donde habían escondido el oro. Aun hoy se organizan expediciones en busca del gran tesoro, sin que se tenga el más mínimo rastro de su paradero.

Al segundo día llegamos a Aguadas. Ya había caído la tarde cuando subimos al cerro de Monserrate, el mirador desde donde se observa Caramanta, Valparaiso, Santa Bárbara, Supia, etc. Allí Víctor nos mostró como en las montañas alrededor, son pocas las luces por debajo de los 1700 metros de altura, mientras por encima de dicha cota, la iluminación semeja un pesebre. Es el contraste entre la tierras bajas ganaderas, que no generan trabajo ni riqueza, y las tierras altas, con una agricultura intensa, que generan empleo y bienestar. Desde allí, mejor que en ninguna otra parte de Colombia, se entiende una de las razones del atraso del agro colombiano: mas de 35 millones de hectáreas en ganadería extensiva, que no generan empleo ni valor, en lugar de promover la agricultura, motor del desarrollo del campo.

Jose Lubín Torres y Víctor Manuel Sanchez, además de rescatar y preservar nuestros caminos reales, son los fundadores de Organización Caminera de Antioquia (http://organizacioncamineradeantioquia.org/web/ ): “Corporación cuyo objeto es la promoción de la recreación y la cultura ambiental a través de la caminería, como elemento vinculador del hombre con el medio ambiente, enmarcados dentro del trabajo en equipo, la lúdica, el deporte, la investigación, el análisis, el debate y la movilización de temáticas relacionadas con los caminantes”. Ellos fueron nuestros guías, quienes con gran esmero programaron cada detalle de la preciosa correría.

Al tercer día, cuando bajábamos de Aguadas al Rio Arma y observaba la belleza e imponencia del Alto del Gallinazo y del Taburete, recordé el bar de Pedro Nel: Aspiro dejar mi última lagrima en medio de estas bellas montañas y convertirme de nuevo en tierra, en la tierra que me vio nacer.

3 thoughts on “La ultima lágrima

  1. Que buen artículo Ricardo ! Una buena y breve descripción (lo que la hace doblemente buena) del inmenso tesoro y legado en nuestras tierras, que rara vez aprovechamos, y que solo frente a su ausencia o el exilio, verdaderamente apreciamos.

  2. Geosaludo…Caminante, se hace camino al andar. Que buenas esas caminadas por las montañas. Uno pedía agua y salían con mazamorra y panela para levantar ánimos y seguir caminando.
    Gracias por el artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co