Blog

Las Tertulias del Presidente

Por: Ricardo Mejía Cano

No se equivoca Hernán Echavarría Olózaga al exigir al Banco Mundial un diagnóstico más certero sobre las razones de la pobreza en Colombia. Le escribe al presidente del B.M.: “Si no se ahorra para invertir en bienes de capital, la producción no puede crecer para eliminar la pobreza”. El editorial del 2 de Febrero de Portafolio agrega: muchos economistas olvidan “que la única manera de poder atender satisfactoriamente las apremiantes necesidades sociales es impulsando el crecimiento económico”. Si uno escarba entre las peleas de los asesores del presidente Uribe, es posible encontrar palabras sensatas: al comparar Hommes el desarrollo de Corea del Sur y Colombia escribe: “Las (condiciones) de acumulación de capital y de creación de capital humano eran más propicias en Corea”. Buen abrebocas para las “Tertulias del Crecimiento”, programadas por el presidente Uribe.

Pero ¿Cómo se crea capital?

Sin trabajar es difícil: es urgente reducir nuestro alto nivel de desempleo. No hace mucho, montando una central de compras de desperdicio de papel de archivo para la industria papelera, tuve oportunidad de conversar con recogedores de basura, quienes alcanzan ingresos de $ 130.000 /180.000 al mes. Muchos dejaron el campo por falta de trabajo; de conseguir empleo con los mismos ingresos, regresarían gustosos a sus tierras. Pero no, preferimos importar el algodón, el cacao, y que Vietnam nos quite los mercados internacionales del café: No permitiremos un salario mínimo rural menor al urbano; preferible el hambre a tres platos de sopa al día. El referido editorial de Portafolio hubiera podido agregar: muchos de nuestros economistas son agudos atacando al capitalismo como culpable del desempleo, pero parcos en proponer soluciones.

De las 5000 empresas analizadas por la revista Dinero el año pasado, solo 240 crearon valor, las demás destruyeron $ 26.5 billones, igual ocurrió en cada uno de los últimos cuatro años. No es posible generar capital que compense semejante pérdida. Las empresas deben medir sus resultados por el EVA (Creación de Valor), así se ejerce una mayor presión sobre la administración y se ataca el vicio de invertir todo excedente en actividades especulativas o en propiedad raíz, tema que con razón incomoda tanto a Echavarría Olózoga. La Seguridad Democrática del actual gobierno deberá disminuir el riesgo país y facilitar la creación de valor.

La principal ventaja competitiva de los países está en el conocimiento, el cual se desarrolla descubriendo y promoviendo los talentos. Pascual Restrepo, hijo de un importante ejecutivo del sector textil, estudia en el Colegio San Ignacio de Medellín; como sus compañeros, se dedicaba a estudiar la forma de prolongar los recreos en clase y a cumplir medianamente con las tareas asignadas. Afortunadamente hace 4 años su profesor de matemáticas descubrió un talento especial en Pascual. Ahora con 17 años, representa a Colombia en todas las Olimpiadas Internacionales de Matemáticas. Quiere estudiar Matemáticas puras, cuando termine, será sin duda un forjador de riqueza. Pero ¿Cuántos talentos se pierden en Colombia? El descubrimiento de talentos es un programa a desarrollar en colegios, universidades y empresas, ellos pueden liderar la creación del capital humano que con urgencia necesita Colombia.

Sin ahorro es imposible aumentar el capital. La pregunta es: ¿El ahorro de quien? Un país que se gasta casi el 20% del PIB en el gobierno central y de las regiones, que no tiene plata para invertir en infraestructura, dónde los consumos no crecen y no tiene ahorro; sólo puede conseguirlo disminuyendo el tamaño del estado. Hay que eliminar ese monstruo de dos cabezas: corrupción y burocracia; la primera crece con la segunda, y esta se protege con ayuda de la primera. Reduciendo el tamaño del gobierno central, y de gobiernos departamentales y municipales a la mitad, y las burocracias del Seguro Social, del Sena, del Instituto de Bienestar Familiar, etc. a la tercera parte, se podrían reducir impuestos de venta, renta, patrimonio, aportes parafiscales, industria y comercio, prediales, etc.; todo ese dinero serviría para promover en el sector privado inversión en educación, en maquinaria, infraestructura, generación de empleo y aumentar los consumos. No confundir con “consumismo”, se trata de mejorar las condiciones de vida del 55% de colombianos por debajo de la línea de pobreza. ¿Tiene sentido invertir en capital si los consumos no crecen?. Igual que los activos improductivos o el exceso de inventarios impiden la creación de valor, la burocracia impide la creación de riqueza. El reciente informe del Contador General de la Nación, sobre activos improductivos, es una buena muestra de la capacidad del estado para destruir capital: edificios, hospitales, lotes, miles de inmuebles abandonados; ni siquiera saben a que ministerio o instituto pertenecen.

Tampoco se puede generar riqueza si no existe confianza. El doctor Echavarría seguramente pudo observar en su infancia, como a principios de 1900 llegaban a Medellín, Ricardo Olano de Yolombó, Heliodoro Medina de Yarumal, Fidel Cano de San Pedro y tantos otros de diferentes pueblos, encontrando una sociedad pragmática, en que el talento, la transparencia y la honestidad era lo más importante. Seguramente recuerda como se asociaron con los Echavarría, los Restrepo, los Moreno, etc., creando sociedades anónimas para iniciar empresas de textiles, de fósforos, de chocolate, tabaco, etc., muchas de las cuales siguen siendo las empresas más importantes del país. También existía la confianza para que el sector público trabajara de la mano del sector privado: Carlos E. Restrepo, gran empresario y Presidente de la República, Ricardo Olano, promotor con el anterior de la Sociedad de Mejoras Públicas de Medellín, gracias a la cual la ciudad tuvo la mejor planeación de Colombia, hasta que en los años 70, la politiquería aisló al sector privado de la administración pública.

Bien hace el presidente Uribe al invitar a los empresarios a las “Tertulias del Crecimiento”. Sin duda Echavarría Olózaga hará aportes importantes en las discusiones, como es de esperar que muchos otros empresarios atiendan la invitación. Los mandatarios regionales deben aprender del Presidente: La política es muy importante para dejarla en manos sólo de políticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co