Blog

Las verdaderas Olimpiadas

Por: Ricardo Mejia Cano

Existe una manera, en realidad es la única, de mejorar la calidad de vida de un país: mejorando su competitividad. En la práctica, son las empresas las que hacen que un país sea más o menos competitivo. Por supuesto los gobiernos deben crear el entorno que favorezca la competitividad de las empresas: educación, salud, justicia, infraestructura; pero si las empresas de un país no ofrecen bienes y servicios con mejor calidad y/o precios que los de las compañías de otros países, éstos bienes y servicios no tendrán mercado y se producirán aumentos en el desempleo.

Colombia se ha fijado para el 2032 ser uno de los tres países más competitivos de América Latina, con una economía exportadora de bienes y servicios innovadores y de alto valor agregado; distinguirse por la convergencia regional y por los bajos niveles de pobreza. La meta parece fácil, veamos si lo es.

Según el último informe del Consejo Privado de Competitividad (CPC) en el 2006 Colombia ocupaba la posición 5ta en competitividad en América Latina, el 17% de sus exportaciones eran bienes y servicios de alto valor agregado y la diferencia en el ingreso por persona de la región más rica, Bogotá DC, y la región más pobre, Vaupés, era de 6.6 veces. En el 2010 bajamos al 8vo puesto en competitividad en la región, exportamos sólo el 12% de productos con valor agregado y la diferencia entre los ingresos de las personas de las dos regiones sigue siendo 6.6 veces. Más que acercarnos nos estamos alejando de las metas.

En la Encuesta Industrial de Opinión Conjunta de los gremios, liderada por la Andi, el tema que siempre ha preocupado más a los empresarios es la falta de demanda. Incorporar ese 35-40% de población pobre a la economía, permitiría a la industria mayores economías de escala y necesariamente resultaría en mayores niveles de competitividad. Es decir invertir en mayor equidad es nuestro mejor negocio.

Se podrían lograr disminuciones sustanciales en desigualdad si mejoramos la atención integral (protección, salud, nutrición y educación) a la primera infancia (0 a 5 años), así como la calidad y la cobertura de la educación básica y media en la población más pobre, que es la que en general presenta los peores resultados en las tres pruebas “Saber”; suministrando agua potable a los 5-8 millones de colombianos que no la tienen y mejorando sustancialmente los sistemas de transporte publico, tanto en ciudades como en poblaciones. Mayor movilidad aumentaría las oportunidades de estudio y de empleo de toda la población, en especial de los más desfavorecidos.

Con el “boom” minero energético, Colombia se encuentra en una de las mayores encrucijadas de su reciente historia: es lo que muchos economistas denominan “el maleficio de los recursos naturales”. La frase describe el destino de muchos países ricos en recursos no renovables que se vuelven  complacientes  y decaen en competitividad. No se trata entonces de dejar dicha riqueza enterrada, sino más bien, como lo expresa el Dr. José Darío Uribe, Director del Banco de la Republica, estar vigilantes todos los colombianos para que cada barril de petróleo, cada gramo de oro, cada tonelada de carbón que saquemos de las entrañas de nuestra tierra, se convierta en escuelas, acueductos, hospitales, carreteras, etc., inversiones que influyen positivamente en nuestra competitividad.

De los 13 factores analizados en el mencionado informe de competitividad del CPC, dos son de gran interés para el Comité Universidad Empresa Estado de Medellín: Educación y Ciencia, Tecnología e Innovación. Los antioqueños y medellinenses han mostrado su sabiduría al elegir dos gobernantes que entienden muy bien los retos que enfrentamos. Con el fin de profundizar en estos temas, hemos invitado a los Drs. Aníbal Gaviria y Sergio Fajardo y a la directora del Consejo Privado de Competitividad, la Dra. Rosario Córdoba, a la próxima reunión del CUEE el 2 de diciembre. Esperamos dar inicio a las verdaderas Olimpiadas: las de la Competitividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co