Blog

Mejor trabajemos juntos

Por Ricardo Mejia Cano

El programa número tres, de los ocho contra la corrupción, “Veeduría comunitaria a los contratos del Estado por entidades como cámaras de comercio, universidades y gremios”, necesita mayor apoyo. El control y la colaboración no deben ser sólo en los contratos de construcción de acueductos, carreteras, etc., también en las empresas de servicios públicos, el Sena y Bienestar Familiar. El cáncer de la burocracia y la corrupción no lo podrá curar Uribe y su gabinete sin ayuda de la sociedad.

En la administración moderna es más importante el flujo de conocimiento que el flujo de caja, pues el primero genera el segundo. Una de las fuentes de conocimiento empresarial debería ser el Sena, instituto con un presupuesto de 600.000 millones de pesos, igual al del Congreso Nacional. Desafortunadamente gremios e industriales, con representación en su junta, envían a ésta funcionarios de tercera categoría, cargados de buena voluntad, pero sin la experiencia para enfrentarse a los politiqueros que se han adueñado de la institución, quienes impiden a su gerente, el doctor Darío Montoya, realizar la reestructuración que requiere.

El agua y la energía son insumos de alta incidencia en el costo de producción industrial, por no mencionar en la canasta familiar. Con el fin de garantizar un buen servicio, el Acuerdo No. 58, por medio del cual se crearon las EPM en 1955, decía en su artículo 26: “Las Empresas Públicas de Medellín será una entidad apolítica, dirigida con un riguroso criterio de eficacia administrativa…”. El legislador local se preocupó de que los sectores privado y público de la ciudad pudiesen elegir sus representantes en la junta. Gracias a esta autonomía, la banca internacional suministró los recursos necesarios para construir la infraestructura eléctrica más importante del país. No ocurrió igual con las empresas de servicio de la Costa y con Emcali, donde se aprovechó la politización y falta de control para robárselas.

Mientras en el país el terrorismo destruye la infraestructura, algunas ONG iniciaron campaña de desinformación a nivel internacional, indicando que el Gobierno y la Ley de Alternatividad pretenden consolidar una dictadura. Gremios e industriales deben promover una campaña informativa con nuestros clientes e inversionistas extranjeros, para explicarles que se requiere una norma creativa para alcanzar la paz, y así poder empezar a trabajar en la construcción de la Colombia que queremos.

a ventaja que nos lleva Chile es apreciable. Un trabajo concertado de sectores público y privado, especialmente a nivel municipal, permitiría crear la infraestructura necesaria para alcanzar crecimientos superiores al 5%. Juntos podemos construir 800 acueductos, en los municipios que no lo tienen y dar agua potable a diez millones de colombianos que no la conocen.

One thought on “Mejor trabajemos juntos

  1. Corporativo saludo
    El concepto de flujo de conocimiento es bien interesante.
    Los Gremios y Grupos económicos deben ser más activos en campañas de promoción de inversiones extranjeras.
    Felicidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co