Blog

¡Que el Metro no se encoja!

Por: Ricardo Mejia Cano.

El Sistema de Transporte Masivo (STM) de Barranquilla, Transmetro, empezó a operar en Abril del 2010. Lleva algo más dos años y medio de funcionamiento y está cerca del colapso financiero. Para Manuel Fernández Ariza, Gerente de Transmetro, “Mientras existan rutas paralelas a las del sistema masivo, desintegradas y desordenadas, las cosas no podrán marchar bien”.

El STM de Barranquilla tiene un déficit operativo de $ 1.200 millones mensuales. El sábado 19 de enero se tuvo que reunir la Junta Directiva de Transmetro con la alcaldesa Elsa Noguera y la Ministra de Transporte, Cecilia Álvarez-Correa, para estudiar cómo impedir su encogimiento.
Para evitar que los STM entren en déficit operativo sus directivos pueden acudir a cuatro estrategias: 1. Aumentar el volumen de pasajeros, 2. Aumentar tarifas, 3. Acudir al gobierno, 4. Reducir gastos y ser muy eficientes.

En Colombia hemos aprendido con algún retraso la importancia de los STM. El famoso UNDERGRUND de Londres, el primero en el mundo, inició operaciones en 1863, con locomotoras con motor de vapor. ¿Cómo sería aquello? Chicago fue la segunda en tener metro, 29 años después. Luego vino la explosión de Metros: Panamá, con un millón y medio de habitantes, está próxima a tener su Metro.

En Colombia el trasporte público lo habíamos dejado en manos de empresarios privados, quienes sin ningún orden ni planeación montaban rutas, sin compromiso con el pasajero, sin preocuparse por el desarrollo de la ciudad y menos por el medio ambiente. Los STM deben ser todo lo contrario, ayudar al desarrollo urbano de las ciudades, ofrecer movilidad a precios razonables, excelente calidad y facilitar al pasajero llegar a su destino en menor tiempo y con menor desgaste. Viajes confortables y seguros, que permitan al pasajero predecir con alguna precisión el tiempo que le tardará llegar a su destino. No hay mejor inversión social, si queremos mejorar las oportunidades de trabajo, estudio y esparcimiento de la población, que un buen STM.

Después de un esfuerzo de muchos años, apoyado por los diferentes alcaldes de la ciudad, Medellín armó alrededor del Metro un STM que salió de sus fronteras y se convirtió en el eje de desarrollo del Área Metropolitana. Ninguna ciudad ni región del país tiene una estructura con la idoneidad y experiencia de la Empresa de Transporte Masivo del Valle de Aburra (ETMVA). Todos los alcaldes del Área deben comprometerse con ese baluarte que han recibido: su futuro en productividad, equidad, su desarrollo, dependerá en buena medida del respaldo que se le de a la ETMVA.

Las alcaldías de Medellín, en especial el actual alcalde, se la han jugado toda por fortalecer la ETMVA, en beneficio de toda el Área. Además la ETMVA siempre ha estado al margen de la política partidista y ha sido manejada de manera profesional y austera.

Después de muchos estudios y análisis el equipo de la ETMVA ofreció al Área Metropolitana que si todos sus alcaldes se comprometían con la integración de nuevas rutas, era posible pensar en un reajuste modesto de la tarifa. Los alcaldes del Área se fueron al extremo: acordaron no hacer reajuste. Les corresponde ahora, siguiendo el ejemplo del alcalde de Medellín, priorizar que rutas se pueden racionalizar e integrar al Metro.

De lo contario se nos podría encoger.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co