Blog

Mucha inspiración y poca ejecución

Por: Ricardo Mejía Cano

En el gobierno anterior la “Seguridad Democrática” fue la obsesión del presidente y dedicó el 70% de sus esfuerzos a esa meta. Concentrado en un solo propósito logró gran parte de su objetivo y el país progresó más que en los 30 años anteriores. ¿Cuáles son los objetivos hoy?: Firmar un acuerdo de paz, las relaciones internacionales, ingreso a la OECD, TLCs con todos los países, acabar con la pobreza, mejorar la infraestructura, recuperar el sistema de salud, aumentar la cobertura en tecnologías de la información, etc. Son todas a la vez y por ende no estamos logrando nada.

¿Cuál debería ser la estrategia? Primero veamos donde estamos:

Nuestras Fortalezas: Instituciones sólidas, relativa madurez democrática y una clase media en crecimiento. Las Oportunidades: Reducir el desempleo y la pobreza, con lo cual se mejora la seguridad y se amplía el mercado colombiano. Según la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta del pasado marzo, el principal problema que enfrentan los empresarios es la falta de demanda, esta ha sido la constante desde que se empezó a elaborar la encuesta.

Nuestras Debilidades: no existe acuerdo nacional en unos objetivos comunes, ausencia de liderazgo. Las Amenazas: resurgimiento de la violencia y deterioro de la confianza de los inversionistas y de la población. El origen de la inseguridad se debe en gran medida a la falta de oportunidades de desarrollo en el campo, lo que ha generado desplazamientos masivos y a su vez violencia ciudadana.

Si una estrategia consiste en aprovechar las oportunidades, nos debemos concentrar en reducir el desempleo y la pobreza, principalmente en las áreas rurales. En la medida que el campo tenga un desarrollo acelerado y sostenido, se reducirán los índices de desempleo y miseria y se produciría un lento retorno de los desplazados a sus lugares de origen. Mayor desarrollo rural y retorno de los desplazados dejaría a guerrillas y bacrim sin argumentos ni combatientes para sus fines violentos.

La falta de oportunidades del campo está concentrada principalmente en tres factores, aislamiento por falta de infraestructura y precariedad en educación y salud. La paz depende más de estos factores que de repartir parcelas. Veamos el avance en las tres áreas:

Infraestructura: “En la vía al mar, entre Buga y Loboguerrero, por donde se construye desde hace seis años la doble calzada a Buenaventura, parece que el tiempo se hubiera detenido. Los tramos que hace un año estaban sin licencia ambiental, siguen sin licencia, y hay otros donde ni siquiera se ha movido una sola pala de tierra. En el tramo Cisneros-Loboguerrero la dificultad son las consultas previas con las comunidades ‘Río Pepitas’, ‘Pacífico Cimarrón’ y El Naranjo’.” Este problema se repite en todas nuestras obras de infraestructura.

En las pruebas ICFES de 2009, las ultimas disponibles, se observa que los estudiantes de los colegios oficiales de 5to Grado de las zonas rurales están en promedio 25 puntos por debajo de sus pares de las zonas urbanas. Así se profundiza la inequidad. Hay que respaldar al Gobernador Fajardo, quien está concentrado en éste punto. Desafortunadamente para el gobierno nacional es simplemente una de sus muchas metas.

La salud está en las prioridades del gobierno. Pero como en las dos anteriores, no hay ejecución.

Una sana estrategia requiere de 10% de inspiración y 90% de ejecución. Con la actual infinidad de propósitos, tenemos 90% de inspiración y 10% de ejecución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co