Blog

Entre neveras, papel higiénico y sanitarios

Por: Ricardo Mejia Cano

Responsabilizado de la muerte de más de 50 millones de personas y de encarcelar, desterrar o eliminar a cualquier posible opositor o sucesor, Mao no parece un buen ejemplo a seguir. En los años 60s, cuando el comunismo aun tenía una oportunidad como modelo de desarrollo, “La Gran Marcha” y el idealismo de la época nos hicieron creer que la solución era la lucha de clases. No funcionó. Los países que la promovieron nivelaron la población por la escala inferior: al morir Mao el 50% de los chinos vivía por debajo de la línea de pobreza. Hoy, transcurridas tres décadas y establecido un régimen que promueve el empresarismo, China tiene menos del 10% de población pobre.

Aún muchos empresarios ven en Mao un “Business Gurú”. Wahaha, empresa china líder en fabricación y distribución de bebidas, desplazó a Coca-Cola atacándola primero en las pequeñas poblaciones, de igual manera que Mao rodeo y derrotó inicialmente en las pequeñas aldeas a las fuerza nacionalistas de Chiang Kai-shek, para luego rematarlo en las ciudades intermedias y grandes. Desafortunadamente Wahaha también siguió el modelo de poca transparencia de Mao: Zong Qinghou, fundador de la empresa y quien se vanagloria de seguir un estilo gerencial “Maoísta”, se encuentra bajo investigación gubernamental por evasión de impuestos.

Patrick Moreton, director del programa de formación gerencial de las universidades de Washington y Fudan en Shangai, ve con preocupación esta tendencia: “la gerencia moderna requiere cierto candor, conversaciones abiertas sin temor a represalias, franqueza y confianza, practicas poco frecuentes en Mao.” Afortunadamente se observan tendencias renovadoras: En una encuesta entre 1600 estudiantes de la Universidad de Hong Kong sobre sus principales ídolos,  Bill Gates  superó a Mao.

Camilo Torres nació en una familia acomodada: vivió su niñez en Europa, se graduó de bachiller en el Liceo Cervantes de Bogotá y después de cursar unos meses derecho en la Universidad Nacional, ingresó al Seminario Conciliar. Una vez ordenado sacerdote, se fue a estudiar Sociología a la renombrada Universidad de Lovaina. Su contacto allí con grupos de resistencia argelinos y con el movimiento sindical cristiano confirmó su vocación de servicio a favor de los oprimidos. A su regreso a Bogotá en 1959 se vinculó como capellán de la U. Nacional y fundó la facultad de sociología. En su noble empeño de luchar por los más desprotegidos fundó el movimiento “Frente Unido del Pueblo”, pero ante la incapacidad de lograr las reformas políticas que quería, se vinculó al ELN, con tan mala suerte que murió en 1966 en su primer combate. Fue un personaje autentico, honesto en su lucha a favor de los pobres. Nos es extraño que los auditorios de muchas universidades los bautizasen “Camilo Torres”.

Jose Maria Acevedo, contrario a Camilo, no pudo estudiar en Europa, ni siquiera en una Universidad. Su origen humilde sólo le permitió estudiar en los Hogares Don Bosco. Pero ser de humilde cuna no elimina las posibilidades de grandeza. En su empeño de poner su experticia al servicio de los demás, creó una empresa con más de 2500 colaboradores directos, que exporta anualmente más de US $ 35 millones y permite a muchos universitarios realizar en sus instalaciones las prácticas empresariales. Haceb es hoy orgullo de los colombianos.

Dn. Jose Maria, trabajando incansablemente por servir a sus clientes, ejerciendo un empresarismo basado en transparencia y tecnología, ha hecho más por los pobres que el desaparecido sacerdote. Bien harían las directivas de las universidades en promover plebiscitos para rebautizar sus auditorios con el nombre “José Maria Acevedo”. También han hecho más por los pobres Dn. Gabriel Echavarria y el Dr. John Gómez, gestor de Corona el primero y fundador entre muchas empresas de “Familia” el segundo, cuyos nombres en las universidades deberían ser mejor conocidos y servir de ejemplo para los futuros profesionales.

En la medida que desaparezcan los fusiles de la lucha de clases e innovemos y exportemos más neveras, papel higiénico y sanitarios, podremos rebajar sustancialmente los índices de pobreza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co