Blog

No castrar la creatividad

Por: Ricardo Mejia Cano

El reto no está en el conocimiento, está en la creatividad. La cada vez mayor facilidad de acceso a la Internet, convertirá al conocimiento en un “commodity”, en una mercadería de fácil consecución. La creatividad será el factor diferenciador y de mayor demanda. Destacarse en creatividad es el gran reto de nuestros hijos. Colegios y profesores deben promoverla, incentivarla.

“Compañías y organizaciones de todo el mundo compiten desesperadamente en un mundo en que los cambios tecnológicos y económicos son cada vez más rápidos. Necesitan profesionales creativos, innovadores y flexibles. Difícilmente los encuentran”. Palabras de Sir Ken Robinson, a quien la Reina Isabel de Inglaterra dio el título de Caballero en junio del 2003, por su liderazgo en la promoción de la creatividad, las artes y la educación. Ken sostiene que el actual sistema educativo es estrecho, limitado e inapropiado para las necesidades del S. XXI: “Destruye el enorme potencial de los estudiantes, quienes originalmente poseen enormes capacidades creativas”.

José, como tantos niños entre los 5 y los 14 años, además de aprender de los libros, quiere aprender experimentando. Tiene una curiosidad insaciable y energía inagotable.

Si encuentra una culebra, no piensa en matarla, prefiere estudiarla, si es venenosa o no, cómo se alimenta, cómo se mueve, etc. Si un bombillo se revienta, se empeña en entender por qué ocurre, y hace los análisis necesarios para sacar sus propias conclusiones. El motor de combustión interna y el principio de la energía expansiva de la explosión de los combustibles no está por fuera de su interés.

José desarrolló un mecanismo que permite experimentar con la fuerza de una pequeña explosión. En su proceso creativo se las ingenió para ensamblar la cámara de combustión, el pequeño cañón, el generador de chispa, los electrodos, etc. Al cargar la cámara con un poco de gasolina atomizada y activar el generador de chispa, la onda expansiva dispara un pequeño balín de plastilina. El dispositivo no ofrece mayor peligro que un encendedor de cigarrillos.

Orgulloso de su invento, lo llevó a la escuela para mostrarlo a sus amiguitos.

En concepto de los profesores transgredió el manual de convivencia, que prohibe el manejo de encendedores y dispositivos similares, sin permiso del profesor. Merecía una sanción disciplinaria. Pero los profesores asimilaron el pequeño invento para lanzar balines de plastilina a un rifle de copas o a un lanzallamas y le impusieron una sanción drástica.

Con encendedores o elementos similares no deben jugar los niños. Pero un educador debe profundizar en sus análisis: ¿Ofrecía el dispositivo un riesgo mayor que el de un encendedor? ¿No tiene ningún mérito el invento diseñado y construido por el niño? Asimilar un pequeño juguete que lanza un balín de plastilina a un arma es un despropósito.

Cuando Pirro, rey de Epiro, venció a los romanos con enormes pérdidas en su propio ejército, al ver el campo de batalla manifestó: “Otra victoria como ésta y estaré vencido”. Igualmente: Otra victoria así de la disciplina, será la derrota de la creatividad. Los niños de hoy han crecido en la fantasía y creatividad de Harry Potter. Son cualidades que en lugar de reprimir, debemos promover.

La principal tarea del educador moderno es reconocer y promover el talento de cada estudiante, especialmente el creativo. Deben descubrir cuáles habilidades distinguen de manera especial a sus alumnos. Muchos colombianos observamos con inquietud cómo la inversión del país en innovación y desarrollo es ínfima, poniendo en riesgo nuestro futuro. Éste se tornará peor si no inculcamos la creatividad y la innovación entre los futuros profesionales.

Los niños practican juegos imaginativos que los adultos, y en especial los educadores, debemos promover. Requieren ambientes sin excesivas restricciones, que puedan tomar riesgos, desafiar conceptos convencionales y sentir libertad de ver el mundo de una manera diferente. No castremos su creatividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co