Blog

¿Para que la Junta Directiva?

Por: Ricardo Mejia Cano

Se preguntaba en una de sus columnas la reconocida periodista María Isabel Rueda, con motivo de los escándalos de Reficar.

Al preguntarle Julio Sánchez Cristo al ex ministro Hernán Martínez por que habían seleccionado Glencore, firma sin experiencia en la construcción de refinarías, el ex ministro respondió: “en concepto de los técnicos de Ecopetrol era una firma con todos los requisitos para presentar una oferta.”

En la evolución del gobierno corporativo se pasó de juntas compuestas por empleados y accionistas, a juntas con profesionales independientes. Este cambio significó grandes progresos, pues una de las principales funciones de la junta es evaluar y orientar a la gerencia. Cuando la junta esta conformada en parte por el equipo de la gerencia, la gerencia terminaría evaluándose a si misma, lo cual tendría poco valor. Además pierde la independencia y visión amplia que la junta debe tener. Sin embargo, al conformar una junta con miembros independientes, no se puede sacrificar el conocimiento del negocio. Para evitar esto los accionistas y la junta se deben preguntar con frecuencia si la junta tiene todas las experticias necesarias para orientar de manera acertada a la gerencia. En ausencia de expertos en el área, la junta de Ecopetrol se vio forzada a seguir las indicaciones del equipo de gerencia. Lo cual ocurre con frecuencia en todas las empresas en definiciones de poca envergadura, pero inaceptable en la definición de un proyecto de US $ 4000 millones.

En su libro “Great Companies deserve Great Boards”, la experta en Gobierno Corporativo Beverly Behan relata el caso de una compañía fabricante de equipo para el ejercito de los EEUU. En un momento de crisis, empezaron a perder mercado contra otros competidores y pronto comprendieron que algo fallaba en su estrategia. Llamaron a Beverly, quien luego de un rápido análisis, se dio cuenta que la junta estaba compuesta por personas muy notables, pero ninguno con experiencia en el sector. Sugirió contratar un general recién retirado del ejercito, lo cual hicieron. El general empezó a hacer las preguntas correctas al equipo de la gerencia y rápidamente les mostró los cambios que deberían hacer.

La responsabilidad de la crisis financiera en EEUU en el 2008, fue en gran parte de las Juntas Directivas. ¿Cómo era la Junta de Lehman Brothers, hoy liquidada, causante de la gran crisis? Nueve de sus diez directores eran jubilados, cuatro tenían entre 75 y 82 años y solo dos tenían experiencia en los nuevos instrumentos financieros. Jugaban con candela, pero pocos sabían manejar el fuego. Por supuesto se quemaron y por contera chamuscaron al mundo.

Los accionistas con frecuencia creen que una junta directiva es semejante a un árbol de navidad, la llenan de estrellas y luminarias: personalidades importantes de gran relevancia, que brillan pero no alumbran. La junta debe inspirar e iluminar a la gerencia, pero para eso se requiere conocimiento y compromiso, no sólo prestigio.

Las evaluaciones de la junta directiva deben sacar a flote cuando a una junta le falta una experticia especial. Desafortunadamente muchas empresas hacen la evaluación mas para cumplir una recomendación que para sacar conclusiones valiosas.

Las juntas deberían dedicar mas tiempo a confirmar si tienen las experticias necesarias. Muy importante la pregunta que formula María Isabel, lo grave es que muchas juntas no se hagan el mismo cuestionamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co