Blog

¡Todos por la educación!

Por: Ricardo Mejia Cano

La Constitución Norteamericana obliga al Presidente de los EEUU a informar esporádicamente al Congreso sobre el “Estado de la Unión”. Durante 220 años los presidentes han cumplido religiosamente este mandato y generalmente lo hacen al principio de cada legislatura. Por tratarse de la primera economía del mundo, cuyo PIB supera a la suma de los de China, Japón y Alemania, es clara la importancia del evento.

El pasado 25 de enero Obama presentó por tercera vez al Congreso el informe sobre el “Estado de la Unión”. No es fácil evaluar el Gobierno de Obama. No hay aun resultados contundentes: recibió un país en cuidados intensivos, lo sacó de tan tétrica sala, pero sigue en el hospital. Obama es un líder con visión, pero su éxito dependerá de su gestión este año, en el cual se juega la reelección.

Apoyado en la famosa frase de Bob Kennedy: “El futuro no es un regalo, es un logro”, desarrolla Obama su nuevo plan: “Ganémonos el Futuro”. Es un plan de 5 puntos. Empieza por la Innovación. Sólo con gran creatividad e innovación podrá EEUU encabezar nuevamente el podio de los mejores.

Obama se pregunta: ¿Podemos ser líderes en Innovación cuando somos noveno país en el mundo en formación profesional? Pone como modelo a Corea del Sur, líder mundial en formación profesional. “¿Cómo emular a Corea, dónde los maestros de las escuelas públicas son denominados “Constructores de la Nación”?”.

Pide a los norteamericanos no ver la innovación como una manera de cambiar sus vidas, si no que ésta sea su fuente de vida. Y concluye que no lo podrán lograr si no reforman el sistema educativo. Reta a los mejores estudiantes: “Si quieren hacer la diferencia en la vida del país, conviértanse en profesores”.

En el Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes de 15 años de edad, PISA,  realizado en el 2009 (La evaluación se hace cada tres años) Corea del Sur quedó de segundo, EEUU de vigésimo cuarto, y Colombia quincuagésimo segundo, entre los 65 países participantes, responsables del 90% del PIB mundial.

En lectura, PISA clasifica los resultados en 8 categorías, según la capacidad de comprensión y la manera como el estudiante es capaz de aprovechar dicha habilidad para su desarrollo futuro. El 96% de los estudiantes surcoreanos de 15 años están entre la cuarta y la octava categoría, mientras el 85% de los norteamericanos quedó en ese rango. No es extraño entonces que el presidente hubiese dedicado casi una quinta parte de su informe a la educación.

En Colombia sólo el 55% de los estudiantes clasificaron por encima de la cuarta categoría. También estamos obsesionados con la innovación, lo cual es excelente, pero ¿Cómo y quiénes van a innovar?.

Los estudiantes en el nivel cuatro tienen las habilidades de lectura mínimas para poder participar de manera productiva en la sociedad. Quienes están por debajo de dicho nivel tienen dificultades para sacar conclusiones de lo que leen o de hacer comparaciones entre lo que leen y sus experiencias personales en la vida real. En otras palabras, la lectura no la pueden aprovechar para aprender sobre sistemas de complejidad media.

La conclusión más importante de las evaluaciones PISA es que el éxito en educación no depende necesariamente del PIB o de la riqueza del país, es más un fenómeno de la actitud de la sociedad. El problema de la educación en Colombia es monstruoso, el gobierno sólo no será capaz de resolverlo. ¿Son los profesores, independiente de si es educación pública o privada, un modelo de comportamiento y conocimiento para nuestros hijos? ¿Tienen las capacidades didácticas que el cargo les exige? ¿Tienen la permanencia necesaria en las instituciones, para descubrir y moldear los talentos de sus alumnos? ¿Por qué aun no se pueden evaluar periódicamente todos los profesores?.

Los líderes del sector privado deberían involucrarse en la solución de este tipo de interrogantes. Si como lo propone Obama para EEUU, queremos que Colombia sea una sociedad mejor, entonces trabajemos ¡todos por la educación!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co