Blog

El Triunfo de la Muerte

Por: Ricardo Mejía Cano

-“¿Héctor, puede un pintor, igual que un novelista, mostrar la condición humana, o escribir con sus trazos y colores la historia de la humanidad?”.

– “No me queda duda”. Le pedí un ejemplo.

-“”El Triunfo de la Muerte” del pintor flamenco del S. XVI Pieter Brueguel, colgada en el Museo del Prado”. Luego Héctor me dio una exquisita interpretación: “Dicha pintura, más que mostrar cómo la muerte se ensaña sobre la vida, nos muestra cómo el hombre se ensaña sobre el hombre. Las calaveras representan a los vivos con alma muerta. La escena en que aparecen armadas con lanzas y tapas de ataúdes por escudos, obligando a los vivos a ingresar a un túnel de extermino, describe a la perfección los muchos errores de la humanidad, como el genocidio de millones de judíos en la segunda guerra o la limpieza étnica promovida por el serbio Slobodan Milosevic. Sólo que Brueguel lo vio con 500 años de anticipación.

Una cruz, observadora impotente y solitaria en el centro de la acción, es testigo silencioso de los asesinatos a todo lo largo y ancho de la obra, ¿No es prueba de la incapacidad de las iglesias para sembrar el bien? La figura de la muerte acariciando unas monedas de oro contenidas en un barril, nos enseña cómo la avaricia lleva a la muerte y la desolación.

Brueguel describe como en medio de la ruina humana hay sentimientos redentores a los cuales debe acudir el hombre en búsqueda de su salvación: una pareja de enamorados en medio de semejante horror, está envuelta en un halo de esperanza, gracias a la música y sus bellos sentimientos. Esta pintura equivale a 500 páginas de la mejor historia novelada de la humanidad”.

Hablar con Héctor Mejía de la muerte, lo transportaba a uno a la vida. Sus análisis eran fascinantes, podía tratarse de pintura, poesía, literatura, historia, los últimos avances en administración o gobernabilidad empresarial. La profundidad de sus razonamientos, con su dominio amplio de todos los temas, convertían una simple conversación, en un largo y ameno viaje del conocimiento. Él no necesitaba de la “Web”, pues él era la “Web” y la Internet juntos.

En Colombia las inscripciones a las ingenierías están perdiendo terreno sobre administración, derecho, comercio internacional, etc. Nada más grave para el país y debería ser motivo de debate nacional. Héctor consideraba la enseñanza de matemáticas y profesiones afines indispensable para alcanzar un mayor desarrollo del país: “Las matemáticas son el alma de todas las ciencias. Nos enseñan a pensar, a respetar la verdad, a investigar con lógica, a crear con seguridad, a vivir sin mitos y sin sustos, sin cuentos y sin leyendas.”

Además de haber sido presidente de varias compañías, columnista y miembro de la junta directiva de El Colombiano, publicó un libro sobre la vida del infatigable emprendedor Dn. Gonzalo Mejía. También el “Cuarteto de Medellín”, una novela sobre sus antepasados y en la cual recrea 200 años de historia de Antioquia.

En ésta describe con minucioso detalle las costumbres, los mobiliarios, la situación social y política de cada época. Se inventa “La Cofradía del Santo Sacrificio”, que realiza “misas negras con prostitutas, e invocan al diablo en bailes frenéticos atizados por el aguardiente y las drogas”. Evocando el festín de la muerte de Brueguel, en cada misa “matan a una persona, muchas veces a un pobre niño de la calle que nadie reclama, para darle seriedad a sus orgías”. La novela fue publicada como un homenaje póstumo, por un grupo de amigos y compañeros de Héctor. Un libro excelente. Valdría la pena que una editorial se interesara por su publicación, ya que la actual fue una edición de muy pocos ejemplares.

El 30 de diciembre pasado se cumplió un año en que la miserable muerte, sin alegorías como en la obra de Brueguel, triunfó sobre la vida. En su incansable y abominable trabajo derrumbó a Héctor. Su partida me derrumbó a mí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co