Blog

Uriach

Por: Ricardo Mejía Cano

En 1838 Juan Uriach empezó a trabajar como farmacéutico en una pequeña droguería en Passeig del Born, en Barcelona. Así resolvió sus principales angustias: consiguió dinero para comer y una cama en la droguería para dormir. Rápidamente le cogió sabor y gusto a su trabajo. Veinte años después, cuando sus patrones deciden vender el negocio para retirarse a descansar, Juan lo compra.

Experimentar que a base de esfuerzo y trabajo podía mejorar su calidad de vida le sirvió a Juan para cimentar cuatro valores: ilusión, tenacidad, respeto y desbordante capacidad de trabajo.

Si alguna vez esta en Barcelona y entra a un pequeño restaurante a comerse una buena paella, además de una excelente comida, muy probablemente se encontrará que quien lo atiende es la quinta generación de un negocio que ha estado en manos familiares por más de 120 años. Su comida será inolvidable. Además podrá aprender como estos catalanes mantienen el cariño, tradición y respeto por el negocio fundado por sus antecesores.

Para impulsar el crecimiento de la farmacia Juan compró una bodega con el fin de tener espacio para almacenar más mercancía. Como los recursos eran pocos, se llevó a su familia a vivir allí. El negocio era lo primero: Joaquín el hijo mayor se debió retirar de sus estudios para colaborarle al padre. Así ayudó también a que sus hermanos menores, Francisco y Trinidad estudiaran farmacia y comercio. Terminados sus estudios se vincularon a la empresa y el primero se concentró en la investigación y desarrollo de nuevos productos terapéuticos. Así creo una cultura que aun hoy se conserva: el 14% de los ingresos se dedica a innovación.

El credo de Uriach: mejorar la salud, la calidad de vida y el bienestar de las personas, a través de productos y servicios de superior calidad. Para reforzar más su cultura de servicio y compromiso con la comunidad, en 1988, con motivo de los 150 años de fundación de la empresa, crearon la Fundación Uriach para promover la investigación y difusión del conocimiento de las ciencias de la salud.

A fines del año pasado los españoles realizaron el Décimo Séptimo Congreso anual de la Empresa Familiar. Fue inaugurado por el Rey Felipe, quien enfatizó la importancia para el país de las empresas familiares por su cultura innovadora, sus bajos niveles de endeudamiento, alta generación de empleo, la participación de la mujer en todos los ámbitos de las EF, incluidas las Juntas Directivas. El Congreso es uno de los foros empresariales más importantes en la Península. La clausura la hizo Presidente del Gobierno Mariano Rajoy, quien se comprometió a darle todo su respaldo a las EF, consciente de su positiva incidencia en la economía española.

En reciente entrevista telefónica con Joaquín Uriach, quinta generación y presidente de la junta directiva del Grupo Uriach, le pregunté: “¿Cómo han logrado mantener durante 180 años la propiedad de la empresa, pasando por guerras mundiales y la civil española y crecer hasta extenderla a los cinco continentes?”. Me respondió: “la familia no ha estado exenta de grandes conflictos internos, pero nos educaron con dos principios básicos, primero está la empresa y segundo, promover un sistema de gobierno que saque nuestros conflictos del ámbito de la compañía.”

España está saliendo de su gran crisis en parte por el enorme respaldo que el gobierno le ha dado a la industria y por la tenacidad de miles de empresarios como los Uriach.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co