Blog

Viene Ram

Por: Ricardo Mejía Cano

Cuando Ángela María Londoño, hermana del desaparecido ministro Juan Luís (¡Qué falta nos hace!) y directora del programa de Alta Gerencia de la Universidad de los Andes, me preguntó a principios del año pasado que libro de texto deberíamos entregar a los asistentes al programa de Gobierno Corporativo, sin dudarlo propuse “Boards at Work” de Ram Charan. Muchos libros se han repartido en los diferentes cursos que he dictado, y su lectura ha permitido a los directivos una mejor percepción de la función de las juntas directivas.

Charan invita al misterio. A los 66 años, soltero, sin casa propia ni alquilada, comprensible para quien nunca está más de ocho días en el mismo lugar, es uno de los grandes gurús de la administración moderna. Sus asistentes le tienen que enviar la ropa por FedEx y, contrario a la mayoría de consultores, no tiene ni necesita página Web. Sus escritos son publicados en las principales revistas de negocios del mundo, incluida Harvard Business Review. Tiene un PhD de Harvard, a la que se refiere con algo de escarnio por considerarla muy teórica. Sí eso piensa de Harvard, universidad líder en el mundo en investigación aplicada ¡Que irá a pensar de las nuestras!

Hijo de una modesta y numerosa familia, propietaria de una pequeña tienda de zapatos en la India, hoy es consejero de General Electric, DuPont, Ford, Citicorp, etc. Su especialidad, Gobierno Corporativo, no la considera como el compendio de normas legales que tanto engolosinan a abogados y banqueros, sino como los principios que deben inspirar a las empresas y sus juntas directivas para concebir e implementar estrategias exitosas.

En asamblea de principios del 2003 la Dirección de Aces reportaba a los accionistas: “De acuerdo con las proyecciones de la Alianza se espera que a partir de 2003 Aces comience a dar utilidades”. Pocos meses después, en asamblea del 20 de agosto, se informaba a los mismos accionistas sobre la inevitable liquidación de Aces. Las dificultades de Ola, ampliamente reportadas por la prensa, no coincidían con los pronósticos optimistas que la junta directiva y la administración daban a conocer con un par de semanas de anticipación. ¿Desconocían las juntas de estas dos compañías la situación real de sus empresas? En los últimos años las empresas con menos de $ 30.000 millones de ingresos anuales han mostrado menor crecimiento en ventas y utilidades que las empresas grandes. ¿Qué incidencia puede tener en estos bajos crecimientos el hecho de que en su mayoría tienen juntas directivas de papel?

La visita de Charan el 15 de marzo a Bogotá, será una buena oportunidad para aclarar dudas como las anteriores. En su último libro, “Boards that Deliver”, clasifica las juntas directivas en: Ceremoniales, Liberadas y Progresistas, siendo la última la que más se preocupa por agregar tanto valor como sea posible. Le faltó agregar dos tipos frecuentes en Colombia: de Tinto y de Papel. ¿En cual está la suya? Charan enfatiza: una buena junta no está libre de cometer errores en el competido mundo actual, pero no tenerla es garantía de infinidad de errores.

Desde la expedición en EE.UU. de la Ley Sarbanes Oxley en el 2002, el presidente ejecutivo ha tenido que ceder poder a favor de los directores (Ver tabla). Estos están tomando sus responsabilidades más seriamente, hablando más duro y actuando. El equilibrio perfecto no se ha logrado y serán muchas las fricciones en el reacomodamiento. Fenómeno semejante deberá ocurrir en Colombia con la implementación de la ley 964 de Sociedades Anónimas.

Ram Charan

Obsesiones de Charan: cómo mejorar la perspicacia de los empresarios, la importancia de la estrategia y la ejecución para alcanzar crecimiento en ventas y utilidades, el Gobierno Corporativo, etc. Temas que también deberían obsesionar a nuestros empresarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co