Blog

El Futuro no es un Regalo

Por: Ricardo Mejía Cano

Cada individuo, empresa o institución es en buena medida responsable del futuro que le espera.

Algunas instituciones sirven de ejemplo. Una de ellas tiene por misión: “Descubrir y expandir el conocimiento para el beneficio de la humanidad”. Uno de sus proyectos es colocar un hombre en Marte en el 2030. Para lograr dicha meta está trabajando en varios frentes.

A finales de este año pondrá en operación el telescopio James Webb en la Estación Espacial Internacional, proyecto en que participan varios países. Una vez en operación, podremos aprender sobre muchos misterios del universo: ¿Cómo fueron los primeros destellos luminosos tan pronto se produjo el Big Bang? ¿Cómo fue la evolución de nuestro sistema solar? ¿Qué otros sistemas solares tienen planetas como la Tierra?

En agosto del 2020 se tiene programado el lanzamiento de un vehículo inteligente a Marte, que permitirá confirmar si hay algún tipo de vida o si la hubo en el pasado. El programa incluye traer muestras, para ser analizadas por los científicos.

La Nasa está desarrollando con empresas de diferentes países vuelos comerciales alrededor de la tierra. Los primeros ensayos serán a finales de este año. La meta siguiente serán vuelos comerciales a la Luna. Esta será una meta intermedia. En la medida que se puedan establecer bases permanentes en la Luna, continuar a Marte será más fácil.

Para colocar un hombre en Marte necesitan nuevos materiales, nuevos químicos, combustibles más eficientes, etc. Temas en los que están trabajando arduamente.

Pero el tema más apasionante es ¿Estamos solos? ¿Hay algún tipo de vida en nuestro sistema planetario? ¿O en nuestra galaxia o en otras galaxias? Para ello los científicos están desarrollando nuevos conceptos e interfaces en física, química y biología, ciencias que adquirirán aun más importancia en el futuro.

El aporte de la Nasa al desarrollo de la humanidad es incuestionable. Como también lo es el legado que le deja al mundo empresarial en cómo enfrentar el futuro. Con su estrategia de colocar un hombre en Marte, confirmó su propósito de ampliar su juego hasta los límites de nuestro sistema solar. Y para ganar en este ambicioso juego empezó a desarrollar nuevas capacidades, sin las cuales le sería imposible competir.

Este fue el tema principal del Congreso de la “Association for Strategic Planning”, en Denver, Colorado. Si los empresarios y las instituciones no tienen una meta clara de dónde deben estar en los próximos 5 años, querría decir que cualquier camino es válido, cualquier camino es igualmente atractivo. Sería continuar con las creencias de antes del Renacimiento, según las cuales el futuro era un albur, sólo designio de Dios.

Si bien no podemos negar la existencia de un Creador, también hemos aprendido que nos dotó con las cualidades para decidir el futuro que cada uno se quiere forjar.

La Nasa, con la ayuda de muchos empresarios privados, ha hecho grandes desarrollos que nos han permitido mejorar nuestra calidad de vida. Con su nueva estrategia de llegar a Marte, serán muchos más los aportes. No solo para mejorar nuestra calidad de vida futura, sino también para conocer mejor nuestro pasado.

Igual los empresarios se tendrían que poner metas ambiciosas, que los obliguen a desarrollar nuevas competencias y habilidades, no solo con el fin de seguir siendo competitivos, sino también para contribuir en la mejora de la humanidad. Debían mantener la frase Robert Kennedy como un Mantra “El futuro no es un regalo, es un logro”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 322 16 20 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co