Blog

Educación, Educación, Educación

Por: Ricardo Mejía Cano

Se enamoró de Colombia y como tantos otros emprendedores que han conocido a Medellín, decidió montar su primera empresa en esta ciudad. Su familia había vivido en Argentina, donde su padre fue directivo de ALCAMPO. Así pudo aprender español y recorrer toda Latinoamérica.

Con apenas 32 años, ya tiene una cadena con hoteles en Medellin, Bogotá, San Agustín (Huila), Santa Marta y Quito. Pero su negocio no es la hotelería, su obsesión es dar experiencias memorables a sus clientes, algo que suena lógico, pero pocos logran.

– “Nicolás ¿Su sector es uno de los más afectados por el Coronavirus, que está haciendo?” -“Ya cerré los hoteles, paré la construcción de otro y ahora mi prioridad es mantener los ingresos de mis 120 colaboradores.”

El secreto del éxito de Nicolás está en su vocación de emprendedor, la educación que le dio su familia y el apoyo que recibe de ésta. Nicolas pertenece a la 5ta generación de la familia Mulliez. Su abuelo y los primos de éste fundaron AUCHAN (ALCAMPO FUERA DE FRANCIA), LEROY-MERLIN, KIOBI, SAINT MOCLOU, NORAUTO, DECATHLON, KIOTOU, PICKWICK y otras. Se calcula que un 10% del gasto de los franceses se queda en sus cadenas.

La familia promueve que los herederos a partir de los 15 años realicen pasantías en las empresas, esto le permitió a Nicolas ser cajero, mercaderista y almacenista en AUCHAN, con lo cual adquirió experiencia valiosa para su actual emprendimiento.

Pero antes de recibir apoyo para su proyecto, Nicolás tuvo que trabajar un año en la preparación del plan de negocios y obtener la aprobación de un Consejo de Vigilancia, que finalmente le dio el visto bueno. Éste es como su junta directiva y permanentemente le da orientación. Adicionalmente tiene acceso al conocimiento y asesoría de los expertos de cualquiera de las empresas del grupo.

Para la empresa de Nicolás el Consejo de Vigilancia está compuesto por un familiar y cuatro no familiares, a quienes debe presentar de manera virtual un reporte completo cada dos meses y cada año el Consejo viene a Colombia y hace una revisión completa del negocio.

El Consejo de Familia, elegido cada 4 años en una asamblea familiar, nombra al Consejo de Vigilancia de cada empresa y este nombra la junta directiva de las empresas más grandes.

Le dan mucha importancia a la subsidiaridad, según la cual el ente más cercano a cada empresa o al cliente es el que debe tomar las decisiones. Por esto en los hoteles de Nicolas el (la) recepcionista debe tener la idoneidad y autonomía para resolver una reclamación de un cliente y decidir si lo debe compensar con un descuento u otro mecanismo.

Todo empezó con el principio desarrollado por su tatarabuelo para promover el emprendimiento en la familia: “Todos en todo”. En los emprendimientos que reciben apoyo, toda la familia ingresa como accionista.  De tal manera que no importa si es competencia de las otras empresas, al final todos se benefician de esa competencia. Tampoco tienen el dilema de si la familia puede o no trabajar en la empresa: son tantas empresas que hay cupo para todos: hoy son más de 300 empresas.

Pero son enfáticos en manifestar: “Nadie de la familia tiene puestos garantizados en las compañías, para cada cargo se escoge el mejor candidato, sea familia o no”.

Tanto para familiares como no familiares su progreso profesional dependerá de su buen rendimiento y de las evaluaciones, de lo contrario podrían ser despedidos. Así que un familiar en un alto cargo directivo puede despedir a un familiar por bajo rendimiento. En estos casos el área responsable del “Afecto Societatis” de la Oficina de Familia interviene para solucionar los posibles conflictos.

Con el fin de mantener las familias unidas en 1995 acordaron fortalecer la “Affecto Societatis”, bajo el principio de que “Sólo amamos lo que conocemos”: 1. Mejorar la comunicación familiar: dos convenciones familiares al año, boletín escrito trimestral y Facebook familiar, en el que hay una comunicación permanente entre familiares y empleados de sus empresas, 2. Plan de carrera para los familiares que quieran trabajar en alguna de las empresas de la organización y de ayuda a quienes quieran montar emprendimientos y 3. Formación: visitas a las empresas, conferencias, viajes de estudio a China, EE.UU., Europa, etc. y mucha formación en gobierno corporativo. Hace un par de años Nicolás organizó una visita de aprendizaje a Colombia de dos semanas. Vinieron 60 parientes: Visitaron muchas empresas familiares y fueron al reconocido restaurante Andrés Carne de Res con el fin de buscar mayor socialización entre los 60 parientes. Fue una visita muy productiva en concepto de Nicolas.

Para mantener todo este andamiaje funcionado crearon una Oficina de Familia, hoy con más de 200 profesionales. Cincuenta de ellos dedicados exclusivamente a programas de formación para los herederos y mantener la familia unida e informada. Este grupo se encarga, entre otras muchas cosas, de evaluar las competencias de los familiares que quieran participar en alguna de las actividades de la compañía. También es responsable de buscar a los familiares con alto potencial y hacerles planes de desarrollo, para que en un futuro se puedan convertir en presidentes de alguna de las grandes empresas de la familia.

Una de las prioridades de la Oficina de Familia es mantener los principios de equidad y respeto que les rige desde la fundación. En ese sentido los empleados tienen un trato especial y pueden hacerse accionistas de la compañía. En este momento los empleados tienen el 12% de participación en las empresas. Sin embargo, si el empleado se retira de trabajar con las empresas de la familia tiene que vender sus acciones a la compañía.

El éxito de dicha estructura es innegable: de los 1256 familiares, 700 son socios, y de ellos 300 son cónyuges, todos mayores de 22 años. Sin embargo, si un cónyuge se separa, tiene que vender sus acciones. Para ser aceptado como socio se debe hacer una inducción y pasar unos exámenes: sobre el protocolo de familia, de gobierno, conocimiento de la familia, etc.

La empresa familiar participa actualmente en 7 sectores: cadenas de alimentos, de deportes, de bricolaje, moda, electrodomésticos y restaurantes. En cada uno de estos sectores tienen 10 o más empresas, fundadas por diferentes miembros de la familia o de fuera de la familia.

Para mantener las empresas capitalizadas y promover su crecimiento, de las utilidades de cada empresa solo se reparten el 30% en dividendos. De los dividendos que recibe la matriz (En la práctica son varias compañías matrices) sólo reparte el 30%, otro 30% es para reinversión y el saldo es para una reserva.

Conscientes de la rapidez con que cambian los negocios, cada 6 años hacen un proceso de visión a 30 años, con el fin de confirmar el deseo de todos de seguir como familia empresaria unida y definir en qué sectores se deberá hacer énfasis. Estas reuniones son de 6 días y se empiezan a preparar con 18 meses de anticipación, con seminarios, viajes, etc., de tal manera que los asistentes envíen propuestas antes de la reunión. De allí se escogen los temas más importantes para los debates.

En octubre del 2014 hicieron el encuentro para definir la visión para el 2035. Con anticipación trabajaron temas como ¿Por qué, para qué y para quien queremos permanecer unidos en los próximos 30 años?, y talleres para que cada uno expresara que sentido le quiere dar a su vida. Allí acordaron que los sectores para invertir en el futuro serían: digital, salud, energías renovables, atención a personas de edad y Big Data.

Para desarrollar dicha visión crearon dos fondos de inversión, uno para los emprendimientos de la familia y otro para los emprendimientos de los negocios del futuro. Las inversiones no necesariamente tienen que ser en emprendimientos de la familia, lo importante es que la empresa familiar pueda ser socia y que el nuevo proyecto coincida con sus intereses.

Para Thierry Mulliez, 4ta. Generación y presidente de la Asociación Familia Mulliez: “Nuestro modelo se basa en un compromiso por la equidad, por compartir todo. Todos hemos sido educados en los conceptos tradicionales: cuidado con el dinero, planear a largo plazo, trabajar duro, respeto y promoción de la iniciativa individual”.  La familia en Francia es reconocida por su bajo perfil.

Lo más interesante de conversar con Nicolás, con su juventud, es ver que su motivación como emprendedor no es el dinero, lo mueve más el impacto que puede hacer en la sociedad con su actividad empresarial. Sin duda Nicolás tuvo una educación especial, que es en lo que se deberían concentrar las familias empresarias, si quieren tener éxito a largo plazo.

Ver apartes de la entrevista con Nicolás en: QUINTA GENERACIÓN DE LA FAMILIA MULLIEZ

Este artículo fue publicado en la Revista The Practitioner del Family Firm Institute: Education and the Rules for Engagement

2 thoughts on “Educación, Educación, Educación

  1. Muy emocionante este relato de la organización de una familia, fundada en valores tan importante como los descritos aquí. Felicitaciones y larga vida a estos ejemplos de crecimiento personal que todos quisiéramos compartir.

  2. Excelente testimonio de empresa familiar y su orientación a una reinvención y renovación permanente y constante. Felicitaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 322 16 20 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co