Blog

El Espíritu Emprendedor

Por: Ricardo Mejía Cano

Según un estudio de McKinsey, de hoy al 2025 unas 4000 empresas familiares (EF) ingresarán al club de las grandes empresas con más de US$ 1000 millones de facturación anual. Para la famosa consultora en ese año las EF de los países emergentes representarán más del 40 % de las grandes compañías en el mundo, comparado con el 15 % en el 2010.

La vida de Gerard fue un poco disparatada. No quiso terminar bachillerato. Su especialización la hizo en Inglaterra: allí aprendió a jugar rugby, pool y por necesidad inglés. Al regresar a Francia su única oportunidad fue como operario en la empresa de la familia: la textilera Phildar. Rápidamente ascendió a supervisor en la tintorería, luego gerente de la planta de tejido de punto.

A finales de los años 40 Phildar pasó de ser fabricante a comercializadora de telas y suministros para los grandes confeccionistas. A finales del S. XX era uno de los distribuidores de textiles más grande de Europa.

Pero si Gerard en el colegio no aprendía, en el mundo real era otro cuento. En 1961 ya sabía lo suficiente de comercialización y se retiró del negocio familiar para montar su propia comercializadora. Tan sólo tenía 29 años y puso un supermercado de víveres en una vieja bodega de Phildar, ubicada en un sector llamado “Haut Champs”, que en francés se pronuncia oh-cham. Gerard llamó su tienda Auchan. Cambió la O por la A para aparecer de primero en el directorio telefónico.

Pero como ocurre con frecuencia a los emprendedores, su primera tienda fue un completo fracaso y la familia debió rescatar a Gerard. Pero este no se arrugó. En una reunión conoció a los fundadores de Carrefour y Leclerc y les aprendió que el “retail” se debía hacer con bajos precios y en grande: el hipermercado. Para la segunda tienda ya se ideó el hipermercado con centro comercial y grandes parqueaderos. Luego vendría el crecimiento internacional, con marcas adaptadas al idioma de cada país. En España son las tiendas Al Campo.

Pero más importante que las mismas tiendas, fueron los conceptos que Gerard transmitió en la familia: “Nuestra misión es formar emprendedores”.

Poco después su primo Gonzague Mulliez empezaría con las tiendas Siant Maclou, líderes en Francia en el sector de la decoración, Patrick iniciaría con las tiendas de ropa Kiaibi, luego adquirirían las tiendas Leroy Merlin, el primo Michel Leclercq fundaría Dechatlon, la cadena de restaurantes Flunch y la cadena de electrónica y electrodomésticos Boulanger.

Otra característica de la familia es su bajo perfil. Aunque el conglomerado de sus empresas suma más de 100 y se calcula que al menos el 10 % del gasto de los hogares franceses pasa por sus manos, la familia nunca aparece en la prensa ni en los medios.

La familia tiene un código muy estricto: solo descendientes directos de los Mulliez pueden tener acciones y han creado una especie de mercado de valores entre los parientes: las acciones de sus empresas solo se negocian entre ellos: hoy son más de 700 Mulliez, una de las familias más ricas de Francia.

Los principios que consolidan la unidad familiar: no ahorrar en la educación de los herederos, enseñarles a ser cuidadosos con el dinero, para trabajar en las empresas el familiar debe ganarse el cargo, el trabajo duro dignifica, todo emprendimiento es apoyado y no menos importante, todo se debe compartir entre todos.

En la medida que las empresas familiares mejoren en gobierno y comprendan que deben invertir en la formación de los herederos, fomentando el espíritu emprendedor, se deberán convertir en el motor de crecimiento de los países.

One thought on “El Espíritu Emprendedor

  1. Muy interesante este articulo. He visto empresas desaparecer porque las personas que se encargaron de hacerlas grandes no tuvieron la vision de planear y educar a las nuevas generaciones para hacer que las empresas sobrevivieran a sus creadores.

    Con mi equipo de Global Wealth Financial nos enfocamos en Planeacion patrimonial para ayudar a familias a planear la continuacion de las empresas creando estrategias financieras que las protejan y que les ayuden a crecer y a mantenerse despues de la muerte de sus fundadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 322 16 20 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co