Blog

Charles y Julieta

Por: Ricardo Mejia Cano

Charles Snelling tuvo un origen, una vida y una mente privilegiada. Su padre, el Dr. Walter Snelling, estudió en las universidades de Yale y Harvard y obtuvo su doctorado en la Universidad de George Washington en 1904. Además de ser uno de los 167 PhD que tenia EEUU en esa época, fue un prolifero inventor con más de 150 patentes. Los Rockefeller y la Phillips Petroleum Company pagaban jugosas sumas por las invenciones de Walter. La abuela materna de Charles estudió derecho y medicina y a finales del siglo XIX fue la primera mujer que presentó una ponencia ante la prestigiosa Asociación Medica Americana.

Charles, menos jucioso que su padre, pero tan inteligente como él, fue un estudiante poco disciplinado. Antes de graduarse conoció a la novia de un estudiante de la Universidad de Yale. Se las arregló para sacar a su rival y a los 20 años casarse con ella. Adrienne Angeleti se graduó en psicología y aplicó todos sus conocimientos para enderezar la desordenada vida de su joven marido.

Una vez graduado, Charles se convirtió en un exitoso emprendedor e inventor. Su primera empresa, La Compañía de Semen Congelado, se dedicaba a la inseminación artificial de ganado, gracias a una tecnología de congelación del semen, a – 195 ºC, inventada por él. La compañia la vendió a Union Carbide. Siguieron muchas nuevas empresas basadas en sus inventos. En total Snelling obtuvo 20 patentes.

Charles también se destacó por su permanente trabajo en bien de la comunidad: durante 30 años fue miembro del Consejo Directvo del Cedar Crest College, donde se graduó Adrienne; el Presidente Bush lo nombró presidente de la Junta Directiva de la sociedad que administra los aeropuertos Reagan y Dulles en Washington y además de participar en muchas instituciones de beneficencia, fue dirigente del partido Republicano.

En una carta que envió al NYTimes en Noviembre del año pasado, Charles explica como todo su éxito se debía a la guía y el amor que Adrienne le había prodigado durante 55 años. En ella relata como Adrienne había caído enferma de Alzheimer en el 2006 y cómo ésta enfermedad había cambiado y afectado sus vidas. Según Charles, ayudar a quien tanto le había ayudado se volvió la principal razón de su vida: “Para mi no es un sacrificio, no es doloroso, es simplemente lo correcto. Hace 61 años, Adrienne empezó a cuidar y cultivar a alguien, quien necesitaba amor, cuidado y guía, hoy es ella quien necesita cuidado y apoyo y yo se lo doy con todo mi amor”.

“En la mañana del pasado 29 de marzo el reputado empresario y dirigente Republicano Charles Snelling, con 81 años de edad, mató a su esposa con arma de fuego y luego se mató él”, rezaba el comunicado emitido por la policía.

“Durante los últimos años nuestra madre sufrió de Alzheimer y conjuntamente con nuestro padre no descansó en su lucha contra tan devastadora enfermedad. Incapaz de observar el deterioro del amor de su vida, nuestro padre decidió acabar con la vida de ambos. Es un golpe doloroso y del cual difícilmente nos recuperaremos, pero somos conscientes que nuestro padre actuó movido por el amor y la devoción que tenía por mamá. Siempre fueron unos padres y abuelos maravillosos”, decia el comunicado emitido por los cinco hijos.

Tratandose de una figura prestigiosa y con la simpatía que por la pareja despertó la carta al NYtimes, su muerte generó un gran debate, con muchos simpatizantes con la decisión y otros radicalmente en contra.

La presencia despiadada de la muerte, le trasmite valor a la vida: Nuestra limitada existencia hace que queramos alargarla al máximo y aprovechar cada día. Pero, ¿Cómo entender las angustias y circunstancias que rodeaban a la pareja? No se trataba de problemas económicos, motivo inaceptable para acelerar la muerte. La mayoría de lectores se solidarizan con Julieta, quien se suicida por la muerte de Romeo. A Charles se le estaba muriendo su Julieta ¿No sería su dolor tan intenso como el que mató a ésta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co