Blog

El Sol de Oriente

Por: Ricardo Mejia Cano

Hace 2000 años los Reyes Magos marcharon a saludar al Niño, guiados por la Estrella de Oriente. Occidente despierta observando la salida del sol por el oriente. ¿Será que Dios nos ha estado enviando un mensaje?

Hasta hace algunos años y por mucho tiempo EE. UU. fue el primer productor de algodón en el mundo, y Colombia el segundo productor de café. ¿Cómo lograron la China quitarle el primer puesto a EE. UU. y Vietnam el segundo a Colombia? En países con bajo grado de mecanización de la agricultura, la mano de obra representa el 35-45% del costo de producción de muchos productos agrícolas. Varios investigadores, entre ellos un premio Nobel, han aportado suficientes análisis de cómo un aumento de los costos laborales por encima de las posibilidades de las economías locales, crea una disminución del empleo. Las economías asiáticas nunca han intervenido el mercado laboral. Los salarios, fijados por la oferta y la demanda, empiezan en niveles de US $ 40 y US $50 mensuales. Se han preocupado más por el ingreso familiar que por el individual y así han bajado los niveles de pobreza. Costos bajos de mano de obra ha sido una de las ventajas competitivas de los asiáticos, y hace 30 años era prácticamente la única. Así se han apoderado de los mercados mundiales, alejando las posibilidades de competir de Latinoamérica. Esto pone a nuestras economías ante una bomba de tiempo.Tendremos que ser muy creativos para enfrentar este tsunami que nos viene de Asia. Más si consideramos que los salarios mínimos en la región son de US $ 140-180.

En los años sesenta la Cepal recomendó a nuestros países la sustitución de importaciones, como fórmula mágica en la vía al desarrollo. Cada industria que se montaba para sustituir importaciones se beneficiaba con aranceles proteccionistas. Mientras tanto las economías asiáticas abrían sus mercados, facilitaban el licenciamiento de tecnologías extranjeras, la importación de bienes de capital y el entrenamiento en el extranjero.

Tratándose de economías dirigidas, crearon incentivos para alcanzar ahorros hasta del 30% del PIB. Hicieron grandes inversiones en tecnología, sin endeudamiento. Latinoamérica, por el contrario, se endeudó a tal grado, que en los convulsionados años 80 algunos países dedicaron más del 60% de sus ingresos para pagar deudas. No se equivocan los economistas cuando dicen que los 80s fueron la década perdida de la región.

Hemos alcanzado índices de alfabetización del 90%, pero los cuatro tigres asiáticos ya los tenían en 1965. En Corea del Sur, en1987, el 80% de los jóvenes terminaba secundaria. Por más de 40 años la educación ha sido una prioridad en esos países.

El ministro de educación chileno, Sergio Bitar, ha fijado una meta a diez años: todos los estudiantes de secundaria deberán terminar sus estudios hablando inglés. El objetivo a más largo plazo es que toda la población sea bilingüe. El programa es líder en Latinoamérica. Nos aventaja Vietnam, uno de los países asiáticos más atrasados, que por muchos años ha tenido el diario en inglés Vietnam News, de circulación nacional.

Modernización del parque industrial, altos niveles de educación y de ahorro, y materias primas baratas, han facilitado que el 50% de las confecciones comercializadas en el mundo sean chinas.

No es tarde para aprender lo bueno de los asiáticos. Adicionalmente Latinoamérica tiene una cultura común que bien aprovechada nos debería significar un mejor futuro. No podemos cambiar la rotación de la tierra, pero si trabajamos duro y rectificamos nuestro camino, el mundo pondría más atención a la puesta del sol. Allí estamos nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co