Blog

La Ilusión de Perdurar

Por: Ricardo Mejia Cano

El deseo del ser humano a perpetuarse se remonta a nuestros orígenes.  El arte y la literatura son buenos ejemplos de como el hombre ha querido dejar obras que le trasciendan.

En el mundo empresarial no son pocos los casos en que los ejecutivos se anclan a sus cargos. Es la manera errónea de querer inmortalizarse. Olvidan que detrás viene gente mejor y con ganas, a quienes se les debe abrir el camino. Se quieren perpetuar en vida y con frecuencia terminan matando las empresas. En el caso de las empresas familiares es peor: el hijo de 50 años, después de 25 en la compañía, va donde el padre, quien tiene 75, y le pregunta “Padre ¿Porqué no planeamos la sucesión?”. El padre le responde, “Hijo vas muy bien, pero aun tienes mucho por aprender”. Luego muere el padre y muere la compañía.

Sin embargo nadie tiene mejores oportunidades de dejar un legado, que los dueños de las empresas familiares. Inquieto con este y otros temas entrevisté al profesor Ernesto Poza.

Un factor clave para la continuidad del legado familiar es crear en los herederos una ilusión, un compromiso: cómo el desarrollo del negocio familiar, además de mejorar la calidad de vida de la familia, de los empleados y clientes de la empresa, puede y debe contribuir al progreso de la sociedad. Igualmente enseñarles que cuando asuman su rol de accionistas, deberán plasmar esa ilusión en una estrategia, en cuyo desarrollo deberán participar la(s) familia(s), la junta directiva y el equipo de gerencia. Esto en palabras suena fácil, pero ¿Cómo se logra en la práctica?, le pregunté al renombrado profesor.

Resumo su respuesta: Samuel C. Johnson, una vez graduado como ingeniero químico, ingresó a trabajar con su padre en los años 50s del siglo pasado como Director de Nuevos Productos. Su padre le motivó mucho a innovar. Un buen día Samuel le presentó a su padre un portafolio de insecticidas en aerosol.  Su padre asombrado le dijo, “¡Pero la nuestra es una compañía de ceras para pisos!”. Samuel no se desanimó y después de mucho trabajo le incorporó a los insecticidas algo de cera, con lo cual mejoró la estabilidad del producto y fue motivo para que su padre apoyara el proyecto. Una compañía que sólo hacia ceras para pisos, incorporó nuevos productos con marcas como Baygon, Raid, OFF, etc. La empresa, “SC Johnson, a Family Company”, fundada en 1886, se ha convertido en una multinacional de más de US $ 10.000 millones de facturación anual, con presencia en más de 70 países, gracias a que cada generación a sembrado en la siguiente amor  por la innovación y por probar cosas nuevas y el compromiso de consolidar una empresa querida por sus consumidores y preocupada por el bienestar de la sociedad. Se trata de una familia orgullosa de su legado.

El Profesor Poza es fundador de la Facultad de Emprendimiento y de Empresas familiares de la Universidad de Thunderbird, Arizona. Sus trabajos han sido presentados en el New York Times, Wall Street Jornal, Business Week, etc. Ha sido asesor de varias de las 500 de empresas de Fortune y de algunas de las más grandes de Latinoamérica. Es miembro fundador del Family Firm Institute, Instituto que le otorgó el Premio Richard Beckhard Practice en 1996.  Es reconocido como uno de los más prestigiosos consultores en el mundo de empresas familiares y la 4ta edición de su libro FAMILY BUSINESS, es de lectura obligada para todos aquellos que quieran aprender cómo hacer que sus empresas perduren. También lo pueden aprender viendo el video de la entrevista en http://sdj.com.co/entrevista-al-profesor-ernesto-poza/

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co