Blog

Entre la Recta y la Curva

Por: Ricardo Mejia Cano

Así vivimos. Es la lucha interna del individuo, la obligación de ser rectilíneos, derechos, rectos, no torcerse, no voltearse, no encorvarse. La contradicción humana, mundana y mundial, hacen el juego más emocionante. Debemos esforzarnos por distinguir donde la curva le gana a la recta. La premisa: “la menor distancia entre dos puntos es la recta”, no siempre es válida. La curva con frecuencia es mejor opción.

La mayoría de empresarios dicen a sus empleados que el objetivo de su compañía es producir utilidades para los accionistas. Toman el camino recto. No es el mejor.

Las empresas se crean para producir dinero y utilidades, pero la mejor manera de lograrlo es tomando la curva. Los emprendedores más exitosos van detrás de una idea y como resultado de perseguirla, obtienen utilidades. Cuando el empeño es sólo en las utilidades, puede tenerse éxito en las primeras etapas de desarrollo empresarial, pero difícilmente en el largo plazo. La razón es simple. Cuando las organizaciones crecen, estas dependen más de la motivación de su grupo humano, que de los dueños o del gerente. Motivar a un grupo humano alrededor de las utilidades, en las que por demás no participan, es una tarea difícil de implementar. Aquí la curva puede ayudar.

Una “Contabilidad Financiera” positiva es resultado de una buena gestión. Se deben crear al menos cuatro contabilidades, más impactantes que la financiera, por su capacidad de crear motivación.

La “Contabilidad del Talento”. Cómo está la comunidad vinculada a la empresa, cuán motivada, qué tanto entiende los objetivos, qué tan informada sobre la compañía, qué tan dispuesta a aprender y evolucionar, qué oportunidades se da a los talentos, etc. En un mundo globalizado, la intensa competencia obliga a las empresas a reducirse o expandirse según los fracasos o éxitos de sus productos: alcanzar una contabilidad positiva es un reto difícil, pero ineludible. La importancia de esta contabilidad se refleja en la cada vez mayor participación de los Comités de Gestión Humana a nivel de las juntas directivas.

La fidelidad del cliente y la imagen que éste tiene de la empresa son determinantes para saber si se está haciendo bien el trabajo. En un país amenazado por la falta de competitividad, es curioso que muchas empresas no tengan índices para medir el cumplimiento en las entregas, los agotados en el punto de venta, la pérdida de clientes, su satisfacción, etc. Las juntas directivas deberían dedicar parte de su tiempo a escuchar a los principales clientes de la compañía, y confirmar si la “Contabilidad del Cliente” es positiva. Ésta determina muchas de las acciones que se deben tomar al interior de la empresa.

Sigue la “Contabilidad Social”. Cuán responsable es la compañía en sus obligaciones con la comunidad. Con 45% de la población por debajo de la línea de pobreza, los empresarios tienen la obligación de involucrarse en la reducción de este problema, para beneficio del país y de sus empresas. Un problema que no se entiende, no se puede resolver. Los ejecutivos deberán dedicar parte de su tiempo a trabajar con comunidades marginadas, entender la realidad social y ayudar en la solución de su problemática. Por otro lado en Colombia hay poca planeación urbana en la mayoría de los municipios: las industrias operan en zonas residenciales, y en zonas industriales se permiten desarrollos habitacionales. Los conflictos entre empresarios y comunidad son inevitables. La manera como se enfrenten este tipo de dificultades, tendrá efectos definitivos en los resultados financieros, por la reacción que puedan desencadenar en la sociedad. En un mundo informatizado, en que los ciudadanos se enteran y documentan de todo lo bueno y lo malo a su alrededor, es importante contabilizar efectos positivos y negativos en la comunidad. Lograr un saldo positivo es el gran reto.

En nuestro esférico habitáculo, cuya temperatura nos hemos empeñado en recalentar (Date Tiempo), cada vez hay mas conciencia de la importancia de la protección al medio ambiente. Esto obligará a las empresas a crear la “Contabilidad Ambiental”, con la infortunada realidad de que casi todos los procesos industriales crean desperdicios sólidos, líquidos y gaseosos, y no menos importante, contaminación acústica y visual, que afectan el medio ambiente. Por otro lado los sistemas de limpieza y reducción de ruidos implican altos sobrecostos, que en nuestros países los consumidores difícilmente pueden absorber. Una contabilidad compleja y que urge implementar.

Ésta curva larga puede determinar el éxito o el fracaso financiero. Otra larga curva es la del sendero de la vida, a final del cual de alguna manera encorvaremos. Sin embargo, deberemos esforzarnos por andar rectos y con anticipación prepararnos para, antes de partir en el último viaje, tener un buen balance entre la recta y la curva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co