Blog

Un “loco” en la junta

Por: Ricardo Mejia Cano

Edith Cecilia Urrego, gerente de Empresas Públicas de Medellín, interviene: “Aclaradas las dudas sobre la contratación de Porce III, el Señor Ambrogio Lorenzetti presentará a la Junta su visión sobre el Buen Gobierno, código que, según instrucciones del Señor Alcalde, deberá estar implementado antes de concluir su mandato”.

Terminada la exposición el alcalde pregunta: “¿Y usted como ha logrado desarrollar conceptos tan claros y novedosos?”, Lorenzetti contesta: “La función de un artista es comunicar las visiones que le atormentan y ayudar a la humanidad a comprender cómo el mundo puede ser mejor”.

Simultáneamente en Suecia, el Señor Tom Johnstone, presidente de SKF, uno de los mayores fabricantes de balineras en el mundo, dice: “Apreciados directores, antes de resolver las dudas sobre los estados financieros, les ruego prestar atención al Señor Leonardo da Vinci, quien nos presentará el diseño de la cuarta generación de rodamientos, con cajilla para los balines y lubricación blindada”.

Nombres reales en situaciones hipotéticas, no por ello menos deseables. Lorenzetti se desvelaba tratando de clarificar conceptos que, 700 años más tarde, serían la máxima preocupación de gobiernos y empresarios: El Buen Gobierno y el Mal Gobierno, título de los frescos que pintó entre 1336 y 1339, en el Palacio Comunal de Siena, Italia. Da Vinci, pintor, escultor, matemático y constructor de máquinas, es uno de los genios más grandes de la humanidad. ¿Se imaginan los aportes que podría hacer una persona con las cualidades de Leonardo, considerado loco en su época, al fabricante de los helicópteros Black Hawk o a cualquier multinacional constructora de grúas? ¿O el valor para un fabricante de submarinos de una asesoría, prestada por alguien con la imaginación de Julio Verne, sobre cómo podría ser la vida en el fondo del mar dentro de 50 años?.

Una de las mayores preocupaciones de presidentes y juntas directivas, es el diseño de una estrategia: Cuales productos y servicios desarrollar para satisfacer mejor a los consumidores y diferenciarse de la competencia. Pero como dice Michael Porter, gurú de la administración moderna: “Sólo el 30% de las empresas que conozco tienen una estrategia”. De allí que la selección de los miembros de una junta y su interacción con la administración sea tan importante para el éxito de la gestión. Los economistas, administradores e ingenieros son muy buenos para controlar lo existente, bajar costos en una línea de producción, hacer mantenimiento a la maquinaria, etc., pero no para idear los productos que serán “calientes” dentro de cinco años. Se necesita el “Loco”: Gente creativa, visionarios, que ayuden a los empresarios a ver lo que aún no ven.

Manejar artistas, diseñadores, intelectuales, es difícil; pero alcanzar el éxito tiene un costo. Se debe ser creativo en la selección de la junta: Una compañía de productos de aseo en EEUU vinculó a la junta una astronauta de color, especializada en biotecnología, con el fin de que aportase nuevas ideas y una visión diferente.

EPM no tendrá Buen Gobierno si no encuentra un Lorenzetti; no deje su empresa sin nuevas ideas, contrate un “loco” que le ayude.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co