Blog

Comfama trae a Hausmann

Por: Ricardo Mejia Cano.

Con motivo de los 60 años de Comfama, me pidieron que escribiera un artículo sobre educación para la revista Observar, órgano de comunicación de la Caja. Lo titulé “¿Para qué estudiar?”: allí planteo que si no hacemos pronto las reformas drásticas que nuestra educación requiere, los jóvenes perderán el entusiasmo por estudiar, pues están encontrando que la educación que reciben no les facilita el ascenso social ni la transformación personal que desean. La revista se publicará en la primera semana de junio.

Comfama tiene invitado a Ricardo Hausmann, Director del Centro de Desarrollo de Harvard, para el 4 de junio, día en que celebrará su aniversario. Hausmann lleva varios años estudiando el misterio de porque unos países progresan mientras otros no.

Contrario a lo que tantos creen, en opinión de Hausmann los países no lograrán los avances deseados con sólo mayor conectividad a internet y mejoras en algunas “tecnologías”. Compara la productividad de un esquimal con la de un joven profesional, conectado a internet y acceso a toda la información del mundo. El esquimal es capaz de cazar, pescar, hacer un iglú, etc., domina el ambiente que le rodea. Mientras tanto el profesional no sabe como se hace el programa del computador, no sabe como se hace un computador, no sabe como funciona el internet y no es capaz de producir nada.

Para ser más gráfico, expone el caso de un paciente con dolor de muela, quien por más que estudie en internet, no logrará solucionar su problema. Al final tendrá que ir a un dentista, quien a base de estudio y mucha práctica, está preparado para arreglar la muela. ¿Y como se formó el dentista? Trabajando muchos años con dentistas más experimentados que él.

Expone como una sociedad en 1970, con un promedio de escolaridad de 6 años, era más productiva que una sociedad con 6 años de escolaridad en el 2010, aun con los inventos del computador personal, del internet, el teléfono celular, etc. Ayudado por estudios de su equipo de colaboradores y teorías de varios científicos, concluye que el aprendizaje productivo no se adquiere en las instituciones educativas.

El difunto Steven Keppler hizo un estudio de cómo nacen las industrias exitosas: 1. Las empresas exitosas forman a su fuerza laboral, 2. De esas empresas salen emprendedores exitosos que empiezan nuevas firmas, de alguna manera relacionadas con la firma donde trabajaban, 3. Así se empiezan a formar los clústeres, 4. Aumenta la productividad.

Hausmann remata: “es más fácil mover los cerebros que el conocimiento”. Por eso los países con mayores avances en productividad son aquellos que facilitan la movilidad y la inmigración (Yo agregaría: y aquellos que también favorecen la formación practica). Tema de gran trascendencia y que deberían escuchar los señores del DAS y de la DIAN, quienes se empeñan en obstaculizar que al país vengan técnicos o especialistas extranjeros. Lo deberían escuchar los candidatos, cuyas propuestas en educación son todas superficiales y no atacan la raíz del problema. También muchos rectores de nuestras universidades, quienes aun están en la discusión de que se debe formar para la vida y no para el trabajo, reconociendo su incapacidad para formar a la juventud en los dos aspectos.

Hausmann nos podría guiar en cuanto a las reformas que debemos hacer en educación. Debemos evitar a toda costa que nuestra juventud se empiece a preguntar ¿Para qué estudiar?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co