Blog

Imaginación: ¡A Volar!

Por: Ricardo Mejia Cano

Cuando el 20 de mayo de 1927, al despuntar la mañana, Lindbergh echó a volar el Espíritu de San Luis sobre el Atlántico, aterrizaba un sueño que llevaba volando en su cabeza muchos años. La realización de su sueño fue origen de grandes empresas aéreas.

Ese mismo día, mientras Lindbergh volaba sobre el Atlántico, el joven Chaid Neme también puso a volar su imaginación: se embarcó en Beirut en el vapor Canadá, de la Trasatlantic Francaise, para iniciar un largo periplo. Lindbergh necesitó sólo de 34 horas para cruzar el Atlántico, Neme invirtió 74 días para cruzarlo en sentido contrario. Su sueño era conocer algo de Suramérica. Luego de unos años en Guayaquil, Ecuador, decidió seguir los pasos de su padre, quien tenía un almacén de telas en Ocaña, Santander. En otro vuelo memorable, colgado durante siete horas de “vértigo espacial” en el cable de Gamarra a Ocaña, el futuro empresario debió recordar la odisea de Lindbergh, y azuzar aún más su imaginación. Seguramente soñó con hacer empresas, promover el desarrollo de una tierra que sobrevolada a 20 metros de altura, era cautivadora. ¡Y lo logró!

Al cumplir Dn. Chaid 80 años dijo: “El Génesis dice que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza. Esta afirmación nos asigna la gran responsabilidad de crear, de superarnos día a día y de saber que siempre queda algo por hacer. Sólo así contribuimos a que nuestro país (Se refiere a Colombia) llegue a una apacible madurez…”. La madurez se alcanza con mucha imaginación, acompañada de mucha gestión. En esto los hermanos Chaid y Hares, fueron una especie de universidad.

No es extraño que sus herederos siguieran con la misma tradición. Incluida Amal Neme, a quien las palabras de su tío abuelo quedaron resonando en la cabeza: crear, crear, crear. Ella es ejemplo de la diversidad y universalidad que necesita Colombia.

Nacida en Colombia, se educó en colegios católicos en Bogotá y Beirut, se graduó en artes plásticas en la Universidad de California y ahora, casada con un kuwaití, se convirtió al islamismo y reside en ese exótico país. No es extraño que con la experiencia de la guerra en sus dos países de origen, ahora busque con obsesión la paz ¿No es el arte una búsqueda permanente de si mismo y del entorno, en la esperanza de hallar las respuestas y la paz que no tenemos?

Amal ha tenido contacto con diferentes tipos de público en su carrera artística, pero introducir el concepto abstracto de sus instalaciones en Kuwait, no era reto fácil. Afortunadamente el mundo está lleno de oportunidades y estas son de quienes las quieran aprovechar.

United Laboratories Company es una compañía especializada en pruebas de diagnóstico y servicios de laboratorio en Kuwait, cuyos directivos son conscientes del valor de la creatividad para el desarrollo empresarial y la importancia de buscar nuevas fronteras. En una convocatoria para el cargo de Gerente de Mercadeo y Ventas, seleccionaron a Amal por su formación artística y calidades humanas. Su capacidad creativa podría darle a la empresa la diferenciación necesaria para penetrar el competido mercado de los análisis de laboratorio:

Y no se equivocaron. A los pocos años de vinculada la nombraron la empleada del año. Amal representa la vitalidad de esa juventud moderna, que los mayores debemos promocionar. Con la misma propiedad hablan de la calidad artística de las esculturas de Giacometti, como de la conveniencia de certificar las empresas con la norma ISO.

Los libaneses, con su cultura milenaria, cuyos contactos con fenicios y egipcios de alguna manera los moldearon y maduraron, han jugado un papel importante en el desarrollo de Colombia. Necesitamos que profesionales como Amal regresen, que nos ayuden a entender la importancia de la diversidad. Necesitamos facilitar el ingreso de otras culturas, con otras maneras de ver el mundo, que nos ayuden a abrir la mente y a entender todo lo fascinante que está ocurriendo allá afuera. A entender que los artistas deben desempeñar un papel protagónico en el direccionamiento de nuestro futuro. Aprender que si dejamos volar la imaginación, no habrá límites para la creación de nuevas empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co