Blog

¿Indios?

Por: Ricardo Mejia Cano

El despiste de Cristóbal al creer que había llegado a las Indias, hizo que a los pobladores originales de estas tierras les llamaran erróneamente indios. Y así quedó el despiste por el resto de los siglos. No vale la pena lamentarnos por esta confusión, más bien deberíamos aprovecharla para aprender de los indios de verdad, y sacar a nuestros indios y a los no tan indios de la indigencia.

Hace 34 años, en un diminuto garaje en una pequeña ciudad al norte de la India, Shiv Nadar en compañía de otros amigos ingenieros se empeñó en hacer un computador. El garaje hoy se llama HCL, opera en más de 20 países y factura anualmente US $ 5.000 millones. Nadar, como tantos empresarios hindúes y como muchos empresarios colombianos, es consciente de que el éxito de su empresa está estrechamente ligado con el desarrollo de su país y que en la educación está la clave. “El éxito mío es fundamentalmente gracias a la educación que recibí. Por ello en HCL estamos comprometidos a colaborar con la mejora del sistema educativo de nuestro país. Los ingresos de nuestra Fundación (La totalidad de las utilidades de las operaciones internacionales de HCL), los invertimos en educación pública y universitaria”. Nadar promueve que sus más de 62.000 empleados, todos con una formación excelente, se vinculen como profesores a programas de enseñanza gratuita. Muchos empresarios colombianos comparten la filosofía de Nadar, la diferencia es que allá están teniendo mucho más éxito.

Si tomamos una foto de Colombia y otra de la India, la nuestra es mucho más bonita: Colombia tiene un ingreso per cápita de US $ 5000 y es considerada una economía basada en la eficiencia con desarrollo mediano, la India tiene un ingreso per cápita de sólo US $ 1000 y su economía está basada en recursos básicos de poco desarrollo.

Pero si le hacemos “zoom” a la cámara y observamos los detalles, encontramos diferencias “envidiables”. Ver tabla.

Indios

El buen desempeño de un país en los conceptos 3, 4, 5 y 6 está en buena medida apalancado en los conceptos 1 y 2. La capacidad de empleados y operarios de adaptarse a nuevos procesos, a operar correctamente nueva maquinaria, a participar activamente en equipos de innovación, depende principalmente de la educación. Para los hindúes estos conceptos se convirtieron en una obsesión, para nosotros parecieran un maldición.

Si dejamos la cámara de fotos y tomamos la filmadora, la película de ellos es mejor: La economía Hindú ha crecido a un promedio del 10% anual durante los últimos… 30 años; el doble del crecimiento de Colombia. De seguir rodando la misma cinta, en menos de 30 años la India nos superará en ingreso per cápita.

Pero nuestra película la podemos mejorar. El sector privado y el público se podrían comprometer con metas ambiciosas para modernizar nuestro sistema educativo y el primero convertirse en garante de que con los cambios de gobierno, tanto nacional como departamental y municipal, no se modifiquen unilateralmente los compromisos. De lo contrario nos seguirán llamando equivocadamente indios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co