Blog

Los negocios: una carrera

Por: Ricardo Mejia Cano

Después de 35 años corriendo maratones y 30 de ejercicio profesional, León Rosas, en la última maratón de Nueva York, recordó la importancia de la velocidad.

Según León, el deporte de los negocios, en lugar del golf, es el trote: “En el golf la velocidad no cuenta, por tanto no hace énfasis en una de las cualidades que deben tener los ejecutivos. Adicionalmente en los negocios es importante el contacto con los consumidores, conocer sus gustos, preferencias y ambiciones y esto se alcanza practicando el atletismo. Cuando uno corre la media maratón de Medellín, comparte con mensajeros, con trabajadores de las fábricas, con estudiantes, con periodistas, ingenieros, ejecutivos; en fin, conoce a Colombia. El golf puede ser útil, si se posee una distribuidora de Mercedes Benz o algo por el estilo, pero si se quiere trabajar en la industria: trote. Hacer empresa requiere mucha preparación, tenacidad, resistencia, ilusión y mucha velocidad; igual que para correr los 42 kilómetros de una maratón”.

A Cheri Blauwet la velocidad le ha dado la vida. Perdió la movilidad de sus dos piernas cuando en su niñez la arrolló un tractor; sin embargo su mente, alma y cuerpo, corren raudos por el mundo. En el bachillerato se unió al equipo de corredores del colegio, siendo la única corredora en silla de ruedas: “Yo corría sola contra el reloj, para medir mi progreso”. Y ha progresado: Graduada en Biología Molecular de la Universidad de Arizona, a sus 24 años cursa una especialización en Políticas de Salud Internacional, en Standford. Y la velocidad: ha triunfado en muchas competencias internacionales, incluida la Maratón de Nueva York del año pasado.

León recuerda su reciente Maratón: “En el puente de Queensborough, ingresando a Manhattan, debido a los dolores musculares, pensé retirarme, pero hice un esfuerzo y seguí. En la Primera Avenida los dolores se intensificaron; continué gracias a la ovación del millón de neoyorkinos que se encontraban a lado y lado de la vía. En el puente de Bronx no daba más, pero recordé a la atleta ciega Marla Runyan, quien corría ese día y el año anterior había sido la cuarta mujer en cruzar la meta, y pensé en Cheri Blauwet y los miles de minusválidos en competencia; comprendí la pequeñez del hombre y la grandeza de las ilusiones; así llegué hasta el Parque Central, donde todo era alegría y tomé fuerzas para terminar. Fueron cinco horas de lucha”. Mostró la tenacidad que se necesita en la industria, pero lo derrotó el cronómetro: antes la había hecho en tres horas y media.

Las grandes cadenas de supermercados y tiendas en general están dejando en sus estanterías sólo tres, máximo cuatro fabricantes por categoría, los más rápidos en servicio, aquellos que se adaptan más rápido a los gustos de los consumidores, el quinto ya no juega. La ventaja en la maratón es que al quinto y a quien llega de treinta mil también lo miden, en la industria, el quinto, el sexto y siguientes desaparecen.

Mejore sus cualidades empresariales, particularmente su velocidad; el atletismo o deportes similares le ayudarán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co