Blog

¡Se cayó de la silla!

Por: Ricardo Mejía Cano

A principios del 2007 Rob McEwen se cayó de la silla. No fue un accidente desafortunado.

La compañía que Rob gerenciaba, Gold Corporation de Toronto, llevaba varios años con problemas: incesantes huelgas, deudas astronómicas y exagerados costos de producción la obligaron a suspender operaciones. El precio del oro era inferior a los US $ 610 la onza (Hoy supera los US$ 1600) y no se tenían expectativas de mejora. GoldCorp tampoco tenía evidencia de depósitos importantes de oro. Los analistas presagiaban la inminente quiebra de GoldCorp, luego de 50 años de éxitos.

Pero nunca es más oscuro que antes del amanecer.

Desesperado porqué sus geólogos no encontraban nuevos depósitos en las extensas explotaciones de GoldCorp, hizo lo que en los estándares de la industria minera era inaceptable: colgó en la red toda la información geológica con el máximo detalle, centímetro a centímetro de las más de 35.000 hectáreas dónde la compañía tenía títulos, y retó a la comunidad internacional de geólogos con el “Desafío del Oro”: quien enviara el mejor estimativo de existencias, con soporte tecnológico confiable, se ganaría US $ 575.000.

El concurso creció como espuma y pronto más de 1000 especialistas virtuales, de más de 50 países, empezaron a moler información. Seguramente no participaron colombianos: ahora que al país lo rebasó la demanda de geólogos, muchas universidades colombianas se han visto forzadas a cerrar las escuelas de geología por falta de demanda. La pobre formación en matemáticas y ciencias de nuestros colegios y la escasa información que manejan sobre las profesiones más demandadas del país pueden ser parte de la causa.

En pocas semanas los computadores de GoldCorp se empezaron a atascar con el exceso de información que recibían de estudiantes, matemáticos, ingenieros militares y de un ejército de geólogos. “Algunas de las evaluaciones recibidas se sustentaban en tecnologías que no sospechábamos posibles: matemáticas aplicadas, física avanzada, sistemas inteligentes, computación grafica y soluciones orgánicas a problemas inorgánicos”, manifestó Rob.

Los concursantes encontraron 110 depósitos de oro, de los cuales 88 tenían reservas sustanciales de oro. Cuándo Rob y sus técnicos comprendieron que se trataba de más de 8 millones onzas, con un valor de mercado de casi US $ 5.000 millones, Rob calló de la silla.

El atrevimiento de McEwen de buscar fórmulas diferentes a las tradicionales de la industria se pagó con creces: GoldCorp descubrió un sinnúmero de tecnologías novedosas que la ubicaron rápidamente en una posición de vanguardia: nuevas técnicas de exploración y perforación, nuevos sistemas de recolección e interpretación de datos y modelos geológicos. ¡Todo gracias a una inversión de medio millón de dólares!

Hoy GoldCorp es una de las compañías de más rápido crecimiento y bajos costos de producción del sector minero, con operaciones en varios países y excelentes perspectivas futuras.

El anécdota de Rob confirma la teoria del gurú en innovación Rowan Gibson: todos podemos ser innovadores. Gibson se puso a estudiar las 200 innovaciones más importantes de los últimos 30 años y las mentes que había detrás. Su hallazgo: Steve Jobs, Jeff Bezos, Bill Gates, Rob McEwen, etc., coinciden en la misma característica: mirar el mundo desde una perspectiva fresca.

Gibson encontró 4 principios que debe aplicar quien quiera convertirse en una persona innovadora: 1. Desafiar la ortodoxia, 2. Olfatear las tendencias, 3. Apalancarse en los recursos disponibles, y 4. Buscar necesidades insatisfechas.

¿Cómo lograr que éstos principios, aparentemente tan elementales, conduzcan a una cultura de innovación en todas partes y de todos? Rowan lo responde con un pragmatismo contundente: Gary Player, el mundialmente famoso jugador de golf sostenía: “curiosamente mientras más practico, más suerte tengo”.

Si quiere una caída de la silla como la de Rob, es hora de empezar a practicar los principios de Rowan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

(57) (4) 321 77 77 (57) 313 759 19 19 Oficina
Cra 25 No. 12 Sur - 59 Of. 231 Medellín - Colombia
info@sdj.com.co